Los mejores cursos GRATIS © AulaFacil.com
lunes, 24 abril 2017 español
Síguenos
Publica tu curso
Canal del experto Marta Tamayo Loyo, especialista en Educación Social y Enseñanza
¿Cómo Funciona AulaFácil?
>

Un Juglar en el Gimnasio

Educación Social

Puro empoderamiento

[26/03/2017] Ubicado en: Intervención socioeducativa

La sociedad actual está empoderándose. Al menos, va camino de ello porque es un objetivo compartido por múltiples colectivos que la conforman.

La sociedad se convierte en un agente de empoderamiento y en un destinatario del mismo. Se empodera a los niños, a las mujeres, a los hombres, a las personas con discapacidad, a los inmigrantes, a los ancianos.

Me pregunto por el sentido de este proceso y encuentro dos tipos de respuesta.

Por un lado están las que aportan una visión positiva del fenómeno. Empoderar significa asumir las propias capacidades para la autonomía y la independencia. La persona se permite crecer sin tutelas. Recupera parcelas de gestión de su vida persona y social que dependen sólo de ella. Se hace protagonista de su historia. El sistema en el que se desarrolla también adquiere una identidad propia que le permite activarse y defenderse frente a enemigos externos, sean del tipo que sean.

Por otro lado, encuentro otro tipo de respuestas más negativo porque sitúa a la persona frente a la propia conciencia de sus límites para confrontarse con ellos. Es el empoderamiento ingenuo, "kamikaze" o peligroso.

Un ejemplo de empoderamiento ingenuo es el de un pueblo que convirtíó en todo un acto reivindicativo el que a su párroco le destinaran a otra diócesis, hasta tal punto que se negaban a asistir a misa con otro sacerdote. De puro ingenuo inspira ternura porque, aunque originándose en los sentimientos amables de unos feligreses agradecidos, olvidan que forman parte de la vida los encuentros y las despedidas.

El que yo llamo empoderamiento "kamikaze" o peligroso es el que ignnora que el individuo tiene límites y no puede conseguirlo todo. No dominando todos los procesos biológicos y psicológicos que se le presentan, pretende controlarlos hasta el absurdo.

Cuando una mujer se plantea tener un hijo a los sesenta y tantos, algo pasa; cuando no se acepta el hecho de que una enfermedad supone un acontecimiento (desafortunado y doloroso) que impide realizar proyectos vitales "normalizados", algo pasa;  cuando unos jóvenes se creen que lo han aprendido todo y se dedican a dar lecciones a las personas que les doblan en experiencia, algo pasa; cuando unos padres negocian con sus hijos como si fueran sus iguales, algo pasa; cuando los espectadores de televisión premian a personas sin talento, sin estudios o sin escrúpulos, algo pasa.

Y pasa que el empoderamiento olvida lo que nos hace crecer: la tolerancia a la frustración, la conciencia y consciencia de que somos limitados y finitos. Y de que es adecuado, según en qué circunstancias y momentos vitales, que alguien "desde fuera" nos marque el camino y controle lo que uno no puede controlar por sí mismo. Que se nos diga: "estás equivocado"; "no puedes conseguir esto".

worried girl 413690 340
 

Las teorías las solemos tener claras y seguramente nadie cuestiona la idea de que la frustración sea un motor de maduración personal. Pero en la práctica nos convertimos en pequeños reyezuelos despóticos que se encaran con la vida, y sus limitaciones. Nuestro objetivo debe ser saber responder a lo que la vida nos pregunta, no evitar que nos interrogue, o escondernos o escaparnos de ello.

Somos criaturas (de un Creador, del Azar, de la Naturaleza, de la Nada...) Y no debemos perder esta perspectiva de pequeñez. Sólo esto nos hace grandes.

Grupos tóxicos

[22/01/2017] Ubicado en: Intervención socioeducativa

Se habla de relación tóxica entre dos personas cuando una anula a la otra y se establecen entre ellas vínculos de dependencia insana, que les impiden crecer y realizarse como seres únicos. Los efectos de estas relaciones de pareja se suelen ver en el medio y largo plazo. En el corto, se confunden las prácticas tóxicas con el enamoramiento, con gestos derivados del amor. Sólo pasado algún tiempo el proceso de degeneración afectiva y comportamental se hace visible. Es como la adicción a una droga: al principio se disfrutan los beneficios del consumo y más tarde afloran las consecuencias dramáticas.

--------

También hay grupos tóxicos. El resultado es similar: anulación del individuo. Pero el peligro pasa desapercibido porque el grupo, como unión de varios individuos que buscan iguales o parecidos fines, es, en esencia, un concepto optimista y enriquecedor.

Los beneficios del grupo como sistema son claros. Ofrecen protección, solidaridad y motivación. El grupo, además, facilita las relaciones  interpersonales y es cómodo actuar en ellos porque tienen reglas que, de forma más o menos explícita, guían a sus miembros.

En la actualidad, la cultura de grupo es evidente. Su expresión más cotidiana lo constituye el "grupo de whatsapp" y de su plasmación más comprometida deriva la frecuencia en el uso del término "asambleario".

El problema llega cuando los miembros del grupo se identifican tanto con él que pierden la individualidad, se hacen uno y mimetizan sus comportamientos; no sólo eso, también sus afectos y sus valores. El grupo pierde la objetividad y no admite la disensión. Se olvidan la reflexión, la autocrítica y la "corrección fraterna".  Este proceso a veces está liderado por un miembro pero, en ocasiones,  hasta el mismo líder se disuelve en el sistema.

El grupo se convierte,  entonces, en un ente con vida propia y termina dejando al margen los "elementos extraños", seguramente porque los interpreta como enemigos potenciales. El "elemento extraño", por su parte, se enfrenta a un dilema: o se mimetiza, renunciando a su individualidad, o abandona. 

silhouettes 616913 960 720
 

 

El asunto estaría solucionado si no existiera una "tercera vía" de desenlace del problema que se está convirtiendo, por desgracia, cada vez en más habitual: el "linchamiento" colectivo. Cuando hablo de linchamiento me refiero a la eliminación, al "acoso y derribo", del distinto. Terminamos asistiendo al espectáculo degradante de grupos convertidos en jueces de individuos aislados a los que se condena de manera implacable. Nadie plantea límites, nadie reflexiona, nadie empatiza. Se apela a la fidelidad al grupo cuando en realidad se está ejerciendo intolerancia y radicalismo.

Los grupos tóxicos aparecen en nuestros medios de comunicación, se hacen visibles. También en ámbitos menos públicos. Alguien me comentaba una vez que había tenido que dar clase a un grupo de alumnos adultos y que se había encontrado con un conjunto de personas que habían hecho del colectivo que formaban un auténtico tirano. Día a día mantuvo un pulso titánico soterrado, no explicitado pero existente: él en soledad frente a ese grupo que se reforzaba a base de pelear el control con el docente.

Grupo e individuo son complementarios. Ambos se enriquecen mutuamente pero también ambos deben poner límites a esta influencia mutua. Sólo el equilibrio entre ambas fuerzas puede hacer que el individuo crezca por un lado, y que el sistema avance y cumpla su función, por otro.

Una perspectiva histórica del momento actual

[16/11/2016] Ubicado en: Historia

Vivimos tiempos difíciles. La llegada incomprensible de ciertos individuos a las más altas cotas de poder en muchos países del planeta así nos lo avisan. 

No es la primera vez que la Historia trae tiempos convulsos. Es más, si contemplamos lo que ahora sucede  desde una perspectiva histórica, se relativiza. Si observamos todos los acontecimientos "a vista de pájaro", como si toda la historia estuviera dibujada en una hoja de papel y nosotros fuéramos sus espectadores, no nos sorprendería lo que está pasando.

-------

Pero estamos dentro y lo sufrimos. Todos nosotros, "gente de a pie", formamos parte de esa "intrahistoria" que deambula a lo largo de los tiempos: somos el sustrato anónimo que soporta el momento presente. Tememos por los nuestros ante las incertidumbres que los acontecimientos plantean y nos dejamos invadir por el sentimiento de miedo ante lo que está por llegar.

No sé si esta época es más problemática que otras. Yo creo que no.

No me quiero situar en los tiempos en los que Hitler llegó al poder (desgraciadamente similares en algunos aspectos a los que ahora vivimos). Me viene más bien a la cabeza la crisis de la civilización romana (gestada a partir del siglo III dC.) y la consiguiente "barbarización" de Europa Occidental. Se produjo entonces un proceso de disgregación de un mundo unificado por el Imperio Romano y apareció una multiplicidad de reinos -grandes algunos como el de Carlomagno y menores otros- que cristalizarían en el Feudalismo.

Salvando todas las diferencias,  creo que se nos avecina algo similar en un aspecto:  el de la citada "barbarización" de un mundo civilizado. El término no es gratuito. Con él quiero expresar primero que el mundo puede que se convierta en algo parecido a un collage de estados aislados de fronteras cerradas. En segundo lugar, quiero expresar mi temor a que sea más bélico y menos culto.

Sociedad medievalizada
Sociedad medievalizada

Aún en ese escenario medievalizado, se supo conservar el legado cultural, por un lado, y por otro se defendieron valores objetivos e incuestionables para la sociedad de su tiempo. La conservación del legado cultural se hizo gracias al trabajo de monjes anónimos, enmarcados en colectividades religiosas, y de las iniciativas, más conocidas, en algunas cortes reales. La defensa de los valores de la época se consiguió a través del compromiso a la hora de escoger causas a las que dedicar la vida entera.

Quizá esto nos aporte luz para saber cómo tenemos que afrontar los avatares que a nosotros nos ha tocado vivir. Quizá entonces podamos dejar de lamentarnos y no ceder al desánimo y la tristeza que a muchos nos ha invadido últimamente.

En primer lugar, mantengamos viva la llama de la Cultura.  Acerquémonos con humildad a la Historia y aprendamos de ella.  Cultivemos el espíritu y no los instintos más primarios que nos alejan de nuestra radical esencia como seres humanos.

En segundo lugar, escojamos bien nuestras causas para saber a qué tenemos que sacrificar nuestra  vida. Frente a las  actuales y virtuales causas absurdas, cuestionables o directamente indefendibles, elijamos la causa que más nos comprometa con las futuras generaciones. Nuestra cruzada hoy puede ser  la de la decencia frente a la indecencia, la del conocimiento y la humildad frente a la oscuridad de la ignorancia y la soberbia.

¡Cuidado! El enemigo se disfraza de apertura, tolerancia y democracia. Pero no es lo que parece. Se nos mete sin darnos cuenta en nuestra casa. Y llega a provocar que nuestras acciones cotidianas se parezcan en esencia a lo que vemos en los medios de comunicación.

Hay que tomar partido. Estamos en guerra.

Nuevos comentarios sobre el nuevo debate de investidura

[07/09/2016] Ubicado en: Educación

Debate de investidura

En el anterior artículo publicado sobre el debate de investidura de febrero, hice algunas reflexiones acerca de aspectos como la tensión dialéctica entre los viejos esquemas de "derechas" e "izquierdas", las resistencias inevitables a cambiarlos por otros nuevos y las posiciones de simetría o complementariedad que se pudieron percibir en la comunicación entre los oradores. 
Listado de Publicaciones

03/2017

01/2017

11/2016

09/2016

07/2016

05/2016

04/2016

03/2016

02/2016

01/2016

11/2015

Conoce al autor/a del blog:
  • Marta Tamayo Loyo   Contactar con el Autor
    Habilitada en Educación Social y licenciada en Filosofía y Letras (Geografía e Historia)

    Tiene 17 contenidos
Gracias por compartir y gracias por enlazar la página
Compartir en Facebook

¡Suscríbete GRATIS a nuestro boletín diario!:

Búsqueda personalizada

Recibe gratis alertas en tu navegador, sin configuraciones ni registros. Más info...
[Me Interesa] | [No me interesa]



Suscríbete Gratis al Boletín

Escribir la dirección de Email:

Delivered by FeedBurner

Destacamos
Cargando datos...
Buenos Artículos Diarios

Sigue a AulaFácil en:

Canal del experto Marta Tamayo Loyo, especialista en Educación Social y Enseñanza

Este es un producto de AulaFacil S.L. - © Copyright 2009
B 82812322 Apartado de Correos 176. Las Rozas 28230. Madrid (ESPAÑA)