Paso 3: Descubre el poder del agradecimiento

Enseñanza espiritual: Cuando agradeces, expandes tu energía y abres las puertas de la abundancia.

Ya estás preparada para bendecir cada momento de tu vida. Tu corazón está lleno de gratitud. La gratitud es sinónimo de amor porque nadie puede amar lo que no agradece. Un corazón agradecido le está diciendo al Universo qué es lo que valora y por esa causa recibe aún más. El éxito va de la mano de la gratitud.

Repetir la palabra “gracias” produce magia y actúa como un imán de toda clase de bendiciones.

Cuando agradeces, no solo estas pronunciando una palabra. Estas entrando en una sintonía maravillosa que hace que conectes con todo lo bueno y lindo de tu vida, te permite experimentar emociones de alta frecuencia y tu energía se expande irradiando amor y felicidad.

La gratitud no funciona como un hecho aislado. Hay que practicarla a diario.

Para ello, te propongo dos ejercicios muy simples:

#Por la mañana. Repite mentalmente: “Gracias vida, por otro día maravilloso, estoy dispuesta a vivir mi día con alegría y amor.” Anímate a expresarte con tus palabras, di lo que sientas y que sea positivo. Que te permita comenzar tu día entrando en el mundo de las posibilidades.

#Por la noche: Piensa en las cosas buenas que te han pasado y que actitudes has tenido diferentes y bonitas en tu día (este es un muy lindo ejercicio para hacer junto a nuestros niños y niñas).

Elige ser una mente que cree y crea milagros en su vida, busca cosas simples que puedas agradecer. Bendice los detalles y los instantes lindos que ocurren en tu vida. Agradece lo que eres, lo que haces, lo que sabes y lo que tienes.

Vive con gratitud. Haz que se convierta en un hábito y que forme parte de tu día a día. Puedes agradecer el agua caliente, un café, una cena, una sonrisa, un buen gesto, el aire que respiras…, lo importante no es lo agradeces sino la emoción que desprendes mientras lo haces.

Cuanto más agradezcas a la vida, más motivos te dará para que te sientas agradecida.

3 actitudes para cultivar en ti el agradecimiento:

1- Sé positiva y aprecia cada detalle de tu vida

2- Sé alegre. La alegría es la vibración de alguien que valora lo que tiene.

3- Celebra la vida, bendice cada paso que das.

 

“La gratitud no es sólo la mayor de las virtudes, sino la madre de todas las demás”. Cicerón

 

  • Repite mentalmente, durante el día de hoy, la siguiente frase (apúntala para que no se te olvide!), te ayudará a mantener tu sintonía con el amor y disfrutar de los momentos bellos de tu día.

Hoy agradezco estar viva.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Natalia Ignaccolo

Terapeuta experta en desarrollo personal y espiritual

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame