Reglas de la OMS para mejorar la seguridad alimentaria en los hogares

1 - Por seguridad, elegir alimentos procesados

Hay alimentos (frutas o verduras) que son mejores en su estado natural, sin embargo hay otros muchos que necesitan ser procesados, por ejemplo, la leche cruda no está permitida venderla y tiene que procesarse. Hay que informar a los consumidores que el procesado se inventó para mejorar la seguridad del alimento y alargar la vida media del producto.

 

2 – Cocer bien la comida

Los alimentos crudos presentan con frecuenta contaminación por microorganismos patógenos. La cocción mata a los microorganismos, así que es importante que todas las partes de la comida alcancen una temperatura mínima de 70ºC en el centro del alimento.

 

3 – Comer los alimentos cocinados de forma inmediata

Cuando los alimentos cocinados se dejan enfriar a temperatura ambiente, los microbios comienzan a desarrollarse. A mayor tiempo a temperatura ambiente, mayor será el riesgo. Para garantizar la salubridad se deben comer los alimentos cocinados lo antes posible una vez que se hayan enfriados.

 

4 – Guardar los alimentos cocinados cuidadosamente

Si se preparan las comidas por adelantado hay que mantener unas condiciones de calor por encima de los 60ºC para que no se contaminen, y de frío por debajo de los 10ºC. Además, es muy importante no poner comida demasiado caliente en la nevera ni sobrecargarla, ya que en una nevera sobrecargada el aire frío no circula bien.

 

5 - Calentar los alimentos de forma correcta

Al calentar los alimentos debemos asegurarnos que se alcanza una temperatura superior a 65ºC en el centro del alimento.

 

6 – Evitar el contacto entre los alimentos crudos y cocinados (contaminación cruzada)

Los alimentos cocinados quedan automáticamente contaminados si entran en contacto con alimentos crudos. Esta infección cruzada puede ser contaminación cruzada directa si entran en contacto ambos alimentos o bien puede ser contaminación cruzada indirecta si se manipulan ambos alimentos con los mismos utensilios de cocina.

 

7 – Lavarse las manos tantas veces como sea necesario

Lavar cuidadosamente las manos antes de empezar a preparar la comida, cuando se cambie de actividad, al tocar dinero, alimentos crudos, mascotas, etcétera.

 

8 – Se deben mantener todas las superficies de la cocina limpias

Hay que mantener todas las superficies utilizadas para preparar los alimentos absolutamente limpias, ya que los alimentos se contaminan con mucha facilidad. Es importante considerar que los trapos de cocina están en contacto con los platos y los utensilios de cocina, por lo que deben cambiarse y lavarse a diario antes de volverlos a utilizar.

 

9 – Proteger los alimentos de los insectos, roedores y otros animales

Hay que almacenar los alimentos en contenedores perfectamente cerrados fuera del alcance de los animales para mejorar la seguridad.

 

10 - Utilizar solamente agua potable

El agua potable es importante para beber, pero al mismo tiempo muy importante para cocinar o preparar los alimentos. Ante la duda sobre la salubridad del agua es recomendable hervirla antes de usarla para cocinar, beber o incluso para preparar cubitos de hielo.

 

lasagna

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Esteban Picón Foronda

Licenciado en Ciencia y Tecnología de los alimentos

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame