Trampas del cerebro: Pensamientos distorsionados

Las distorsiones congnitivas o pensamientos distorsionados como su nombre deja intuir se producen cuando nuestra mente altera la percepción la realidad.

¿Y por qué la mente distorsiona la realidad?

De toda la gran cantidad de información que nos llega a lo largo del día la mente para no saturarse selecciona aquella que considera más importante y normalmente nos fijamos en la información que confirma nuestras creencias.

Es decir, si soy una persona miedosa mi mente se centrará en aquellas cosas que sean peligrosas.

La frase: "la gente ve, lo que quiere ver" tiene mucho de verdad.

Dejarse guiar por esas ideas que consideramos verdaderas suele ser peligroso, nos generan preocupación o miedo a vivir y podemos llegar a desarrollar un trastorno de ansiedad o pánico.

Siempre que nos sintamos mal es una buena oportunidad para reflexionar y ver si estamos haciendo un razonamiento de tipo distorsionado.

Tómate tu tiempo antes de sacar conclusiones.

Existen multitud de pensamientos distorsionados, he seleccionado los que pueden estar más relacionados con el tema de los miedos.

En nuestra página web podéis leer la versión competa: http://www.riete-quierete-superate.es/news/tipos-de-pensamientos-distorsionados/

 

PENSAMIENTO

DISTORSIONADO

 

DEFINICIÓN

 

CORRECCIÓN

 

EJEMPLO

 

 

 

 FILTRAJE O

 VISIÓN DE

 TUNEL

Se toman los detalles negativos y se magnifican mientras que se ignoran los aspectos positivos de la situación, de uno mismo o de los demás.

Todo lo que percibimos se tiñe con ese detalle.

 

Dejar de centrarse en situaciones de miedo o peligro por las de comodidad, seguridad o despreocupación.

Sustituir expresiones negativas es terrible, tremendo, desagradable, horroroso, …” por “no exageres, no es para tanto, tu puedes, ..."

Que una tarde divertida en el parque de atracciones se recuerde como negativa porque pasamos miedo en la montaña rusa.

 

 

 

 PENSAMIENTO     POLARIZADO

Se perciben las cosas en extremos, no hay término medio.

Para la persona las cosas son buenas o malas, maravillosas u horribles.

La gente es feliz o triste, cariñosa o apática, valiente o cobarde, inteligente o estúpida.

 

Los seres humanos somos demasiado complejos para ser reducidos a este tipo de juicios.

Pensar en porcentajes: Un 30% de mí tiene miedo a la salir a la calle pero un 70% aguanta y se enfrenta a ello...

 

 

Si de 10 veces que intentamos superar nuestro miedo, cinco de ellas no lo conseguimos, pensar que somos unos cobardes y unos fracasados.

GENERALIZACIÓN

Si ocurre algo malo en una ocasión se espera que ocurra siempre así.

Se pasa por alto todo lo que pueda contradecirlo.

 

 

Preguntarse: ¿de verdad crees que si te ocurre una vez te va a ocurrir siempre? ¿cuántas veces ha pasado eso que temes y en cuántas no?

Cambiar las expresiones como todo, nada, nunca, siempre, todos, ninguno” por “a veces, es posible, a menudo, algunos…”

Dar una charla y pensar que no hemos explicado nada bien y que nunca seremos unos buenos oradores.

RAZONAMIENTO EMOCIONAL

Creencia de que si uno siente determinadas cosas es porque son así en realidad.

Si alguien siente miedo es porque es un cobarde o si se siente tonto es porque es estúpido.

 

No debemos pensar que por sentir en un momento dado una emoción o sentimiento, nosotros tendremos que ser así.

Este tipo de razonamiento no es lógico, es como creer que es verdad todo lo que dicen en los medios de comunicación.

Una persona que siente miedo al enfrentarse a  un nuevo trabajo llega a la conclusión que es inepta.

 

 

VISIÓN CATASTRÓFICA

Es la tendencia a ver en pequeños signos una probable catástrofe. Se espera siempre lo peor.

Suelen empezar estos pensamientos con la frase "¿Y si?": ¿Y si me mareo y me caigo?

 

Debemos realizar una evaluación objetiva y sincera de la situación, para ello podemos pensar en probabilidades o porcentajes.

 

Sentir un dolor de cabeza y creer que tenemos un tumor cerebral.

 

INTERPRETACIÓN DEL PENSAMIENTO

La persona cree saber qué piensan y sienten los demás por como se comportan.

Pregúntate: ¿hay pruebas objetivas para  sacar estas conclusiones?

No realizar actividades que nos gustan porque creemos que los demás piensan que somos torpes.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Jessica Pedrero Gómez

Socióloga y Coach Personal, Especialidad en Psicología Social, Monitora de Risoterapia, Tiempo Libre y Educación Sexual

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame