Cuidador(II). Qué vigilar especialmente en cada tipo de demencia senil

Las personas con demencia senil pueden tener manifestaciones clínicas distintas y presentar muy diferente evolución según sea el enfermo. Esto dependerá mucho del tipo de demencia que presente el paciente pero, además, cada persona con demencia y su entorno y núcleo de convivencia son diferentes. Todo ello puede plantear dificultades y problemas específicos en la carga que va a sufrir el cuidador.

Por otra parte, las circunstancias familiares, personales y el contexto de los cuidadores pueden plantear diferencias en la atención de estos enfermos. Así por ejemplo, no es lo mismo la atención de un cuidador especializado (muy escasos en nuestro país) que el de uno con poca experiencia; también variará mucho esta atención según el número de horas que permanezca con el paciente, según la comodidad con la que pueda trabajar y, también por ejemplo, según  el respeto y el buen trato de los demás miembros de la familia. Lógicamente, también han de estar bien pagados, algo que es muy raro que ocurra en nuestro medio. Ni que decir tiene que es muy importante el carácter/personalidad de la persona que ha de cuidar al paciente (cariño al enfermo, paciencia con él, atención a los pequeños detalles...). 

Se sabe, por ejemplo, que las mujeres cuidadoras sufren un mayor nivel de sobrecarga, generalmente porque asumen de forma más intensa los cuidados. Los hijos/as cuidadores parecen tener un nivel superior de sobrecarga que los esposos/as, debido a la mayor dificultad para compatibilizar las diversas responsabilidades laborales y familiares que tienen.

 

Vamos a ver los principales tipos de demencias primarias y sus características básicas, para hacernos una idea de qué tendrá qué vigilar/cuidar especialmente la persona a cargo del paciente con demencia senil.

 

La enfermedad de Alzheimer plantea problemas sobre todo relacionados con las pérdidas cognitivas (intelectuales), a los que se pueden sumar, en mayor o menor grado, alteraciones de conducta y cambios de personalidad que aparecen con frecuencia desde el inicio de la enfermedad. Solo en las fases más avanzadas aparecerán pérdidas de funcionalidad elementales, trastornos de la movilidad y del control de esfínteres. Es lógico, por tanto, que a medida que la enfermedad progresa van incrementándose notablemente las cargas que van soportando los cuidadores.

En la demencia vascular las alteraciones neurológicas (parálisis de miembros, problemas para hablar o entender…) pueden existir desde el principio o aparecer precozmente. El grado de deterioro intelectual es variable y con mucha frecuencia se dan problemas de conducta. Como dato positivo tenemos el que, normalmente, hasta fases avanzadas de la enfermedad se puede mantener la comunicación con estos pacientes.

En la demencia frontotemporal las alteraciones habitualmente aparecen en personas más jóvenes y vemos que, por lo general, los trastornos  de conducta suelen existir ya desde el principio, originando importantes perturbaciones en el entorno familiar, social y laboral.

En la demencia por cuerpos de Lewy y en la demencia asociada a la enfermedad de Parkinson las labores del cuidador se ven complicadas por las características propias de la enfermedad. Estos pacientes son difíciles de entender y además resulta complicado manejar las complicaciones propias de la enfermedad de Parkinson como los trastornos de la movilidad, las caídas frecuentes, sus problemas intelectuales y de conducta, los delirios y alucinaciones, las alteraciones de sus esfínteres…

En conclusión, hemos de estudiar cada caso individualmente para poder valorar y prevenir la carga y las necesidades del cuidador, así como actuar en consecuencia para optimizar su red de soporte y ayuda.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

julio yañez gonzalez-irun

Medicina de familia.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame