Definición del amor

El amor se ha tratado de definir desde múltiples disciplinas, esta definición ha ido variando según se estudiara desde una u otra disciplina con matices diferenciales. Además según estemos observando este concepto bien desde la psicología, la antropología o la filosofía, las características y componentes del mismo variarán de forma significativa por lo que siempre se debe tener en cuenta desde que disciplina se está analizando este término.

            El amor tiene distintas dimensiones: ideológica, cognitiva, simbólica, interactiva, relacional, moral… (Esteban, 2008), las cuales se interrelacionan entre sí y dan diferentes matices tanto a la definición de la palabra amor como a la conducta amorosa que puede derivar de la misma. Se tiene que tener en cuenta el paso de los años, ya que como se demostrará a continuación hay numerosos cambios alrededor del concepto y estudio del amor

            De la emoción del “amor” también se ha ocupado mucho la psicología, disciplina que desde sus comienzos ha resaltado la importancia de estudiar las emociones y ver cómo influyen en el comportamientos de las personas. Aunque se debe resaltar que no es hasta la segunda mitad del siglo XIX, cuando la Psicología Social ve la importancia de analizar el concepto de amor (Bosch, 2007), lo que demuestra la insuficiencia de estudios científicos sobre este tema si lo comparamos con el esudio de otras emociones.

            Debemos resaltar que según Eduart Punset tenemos 3 razones para ser como somos en materia del amor:

1ª) Al cambio del modo de locomoción de cuadrípedos arborícolas a bípedos en la sabana africana.

            Este cambio propicio que comenzará la interacción cara a cara, provocando acercamientos entre nuestra especie que se convertirían con los años en relaciones interpersonales.

2ª) Las ventajas de aullar sin que los demás se den cuenta.

3ª) El aflorar de la conciencia: capacidad de interferir con los instintos desde el plano de la razón.

            Nuestra especie se dejó de llevar por los instintos, lo que proporcionaba que las relaciones sexuales que se iniciaban por pura necesidad, comenzarán en otro plano diferente llevándonos a que estas comenzarán porque aflorarán una serie de sentimientos desencadenados por distintas emociones.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Glenda Cuetos González

Licenciada en Psicología y doctoranda en Psicología y Educación

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame