¿Cuándo empieza y cuándo termina la adolescencia?

Tradicionalmente, la adolescencia se ha entendido como los años que transcurren desde el inicio de la pubertad y fin de la niñez (13 años aprox.) hasta los 17/18 años. Sin embargo, en los últimos años han ocurrido una serie de cambios que han llevado a reconsiderar estos límites. El estado de bienestar ha conllevado un adelanto importante en la edad de maduración de las personas (tendencia secular del crecimiento) de lo que hablaremos más adelante. Por otro lado, el retraso de la edad de emancipación de chicos y chicas, lo que conlleva un retraso en la madurez que implica tomar decisiones autónomas, hacerse responsable sobre uno mismo o ser económicamente independiente.

Estos cambios han conllevado que algunos autores amplíen la etapa de la adolescencia, estableciendo sus límites entre los 10 y los 22 años. Otros autores defiende una nueva etapa en el desarrollo denominada Adultez emergente, es decir, la tercera década de la vida (los veintitantos), edad en la que ya se es un adulto formalmente, pero aún no se han adoptado las responsabilidades que corresponden a dicha etapa.

Como vemos, definir la duración de la adolescencia no es una cuestión sencilla, no carece de controversias. El momento del inicio está claro (los cambios biológicos propiciados por la pubertad), en cambio, la edad de finalización y entrada en la vida adulta está marcada por aspectos sociales que son cambiantes.

Nosotros, para este curso, consideraremos que la adolescencia abarca desde la pubertad hasta la mayoría de edad legal, los 18 años.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Verónica Ayelo Henares

Licenciada en Filología Clásica. Autodidacta y experta en el mundo antiguo

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame