Planea Objetivos y Calendarios

Probablemente cuando te sientas a estudiar, empiezas por la primera página y pasas a las siguientes según el ritmo al que avances. Suena bastante lógico y quizás te parezca absurdo hacerlo de otra manera. Pero piensa que si necesitas aprender técnicas de estudio es porque algo no está funcionando. Y el inicio es lo primero que hay que cambiar. A partir de ahora lo primero que harás cuando te sientes a estudiar, paradójicamente, no será empezar a estudiar, sino planear cómo lo vas a hacer. No importa si necesitas invertir la mitad de un día en esta fase; ese tiempo no será perdido, ya que a partir de ahí pisarás sobre seguro.

Estrés
Planear bien te aliviará el estrés del estudio y te quitará esa sensación de no saber por dónde empezar.

 

Objetivos

Para planear tu estudio, primero debes saber qué quieres conseguir. Tu principal objetivo siempre será aprobar un examen, pasar al siguiente curso, tener una calificación deseada o entrar en la carrera que te gusta. Pero esto no se logra en un día; siempre debes ser "microambicioso", es decir, plantéate pequeños objetivos a corto plazo. 

Te darás cuenta de que, conforme haces más pequeños los objetivos, cada vez se parecen más a qué conocimientos, habilidades y actitudes tienes que adquirir. Cuando se trata de educación reglada, te encontrarás esta tarea casi hecha, porque tu no decides los objetivos, sino el sistema educativo. En todo libro de texto, al inicio de cada unidad podrás ver un listado de objetivos de aprendizaje esperados.

Sin embargo, tú puedes adecuar los objetivos a tus propias circunstancias. Por ejemplo, si un objetivo en la asignatura de Matemáticas es saber resolver ecuaciones de segundo grado, y tú ya sabes resolverlas perfectamente, no es necesario que emplees más tiempo en eso. Si, en otro ejemplo, tienes un examen de Historia sobre la II Guerra Mundial pero no entiendes cómo Hitler llegó al poder, puedes considerar que necesitas conocer los principales eventos ocurridos durante el Período de Entreguerras.

Calendarios

Una vez que sepas lo que pretendes alcanzar y hayas identificado lo que debes lograr para ello, es el momento de preguntarte cuánto tiempo real tienes para conseguirlo. Es muy importante ser realista; es muy difícil estudiar 50 páginas en una tarde, así que no dejes tu estudio para el último momento. Asumiendo que vas bien de tiempo para lograr tus objetivos, procede a calendarizar.

Calendario
Es recomendable que literalmente hagas un calendario, es decir, que escribas lo que vas a estudiar cada día.

 

Haz una revisión de todo el contenido que debes estudiar e identifica qué partes requieren de más dedicación o esfuerzo. Si, por ejemplo, tienes 10 días para estudiar el contenido de 30 páginas, parece lógico pensar que tienes que avanzar 3 páginas cada día; pero no necesariamente, puede que el grueso de esas páginas sean aspectos conceptuales que baste con leer para comprenderlos, y que las páginas finales versen sobre una integración de contenidos más complejos, que no comprendas fácilmente. Una vez que tengas identificadas esas partes más costosas, reparte tiempo que te queda teniendo esto en cuenta.

Un buen método puede ser empezar por dividir, literalmente el contenido entre el tiempo, y luego ir restando horas de una parte y poniéndolas en otra. Usando el mismo ejemplo, podemos dividir esas 30 páginas entre 10 días; supongamos que las últimas 10 páginas requieren realmente de 5 días, simplemente vamos restando tiempo a las otras 20 páginas para dárselo a esas últimas 10.

Ya te he dicho que debes ser realista; esto también aplica para asignar el tiempo al estudio de los contenidos. Y sobre todo debes ser consecuente; quizás seas capaz de estudiar 20 páginas de Biología en una tarde, quizás también seas capaz de estudiar 9 horas al día... pero mejor si estudias 5 o 6 páginas y mejor si estudias 3 horas, pero CUMPLIENDO. De hecho, ve haciéndote a la idea de que estudiar 4 horas no va a ser mejor que estudiar 3, porque tu concentración decae... aunque claro, también va a depender de qué asignatura estudies y de la eficacia de tu estudio.

Infinito
Enfrentarte a demasiado contenido en poco tiempo no te permitirá ver el final; por eso, divide el tiempo de estudio en lapsos fáciles de cumplir.

 

Algo muy importante en tu calendario/horario de estudio es prever tiempos para repasar los contenidos que ya habías estudiado antes. Por muy bien que estudies, siempre habrá algo que olvides después de varios días, ya sea por su dificultad, porque no te atraiga, o sencillamente porque te despistaste en ese momento. Dedicar un tiempo a repasar lo anterior te ayudará a identificar tus puntos débiles y a integrar la información, lo que te servirá para entender mejor lo que estudies.

Por ejemplo, antes de estudiar cosas nuevas, puedes dedicar unos minutos para repasar lo del día anterior, y así asegurarte de que lo dominas. Y al terminar tu jornada de estudio, puedes dedicar otros minutos para repasar lo que acabas de estudiar, y así asegurarte de que lo has asimilado bien. Aparte de esto, si tienes mucho que estudiar y tienes varios días para hacerlo, puedes dedicar un día o parte de él solamente para repasar. La idea es que no vayas "a la aventura", asegúrate de que estás aprendiendo.

Check list
Repasar lo estudiado es una forma de asegurarte y refrescar lo aprendido. Una buena estrategia puede ser hacer una lista con tus pequeños objetivos y comprobarlos uno a uno.

 

Ten en cuenta que no todas las asignaturas se estudian igual. Materias como las Matemáticas, la Estadística, la Física y la Química implican una importante puesta en práctica de la habilidad lógico-matemática, por los problemas que hay que resolver para entrenar, mientras que materias de humanidades, como Historia y Literatura, y otras ciencias, como Biología, requieren de un gran ejercicio de memoria, por la cantidad de conceptos, definiciones y procesos. Esto no quiere decir que las Matemáticas se estudien solamente haciendo problemas, y la Historia solamente memorizando, pero deberás darle diferente presencia a esas tareas en tu calendario/horario según lo que te toque estudiar.

Matemáticas
Las asignaturas basadas en el desarrollo de habilidades lógico-matemáticas no tienen un gran contenido de estudio. La tarea de estudiarlas se basa más en la práctica de ejercicios diferentes.

 

Por supuesto, para la elaboración de tus horarios de estudio, deja tiempo suficiente para comer y descansar. Una buena alimentación, con suficientes carbohidratos y proteínas, y baja en azúcares refinados y grasas saturadas, permitirá que tu organismo tenga la energía y los nutrientes suficientes para funcionar... no olvides que estudiar también te hace gastar energía. Por otro lado, descansar en torno a 8 horas diarias hará que tu cerebro descanse, y eso te ayudará a asimilar y recordar mejor lo que estudies.

Vida sana
Trata de que tus horarios de estudio no interfieran en tus tiempos de comidas, descanso y ejercicio físico. Los hábitos de vida saludable, de hecho, te ayudarán a concentrarte en tu estudio.

Samuel Cañadas Santiago

Biólogo especialista en Educación, Comunicador, Doctor en Neurociencia y Comportamiento

Contenidos que te pueden interesar
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 400px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame