Boda (I)

La boda es probablemente la ocasión más importante en la vida de una persona, especialmente para aquellas que piensan que uno se casa para toda la vida.

A su vez, la boda es uno de los acontecimientos más solemnes, que exige el seguimiento riguroso de todo un ritual:

Los preparativos de la boda comienzan con la petición de mano:

La petición de mano es el anuncio oficial del compromiso de los novios y tiene lugar cuando ya han decidido la fecha de la boda.

La petición se celebra con un tiempo prudencial antes de la boda (2 / 3 meses), como mucho hasta 1 año de anticipación (lo que sería ya una exageración).

Es la ocasión para que las familias del novio y de la novia se conozcan. Los padres de la novia invitan a almorzar o cenar a los padres del novio y a la familia mas cercana.

En la petición tan sólo los novios se intercambian regalos: lo tradicional es que él regale a ella un anillo y ella a él un reloj.

Si se rompe el compromiso lo correcto es devolver los regalos de la pedida, así como otros objetos personales íntimos, como cartas de amor, regalos de familia, etc.

Aunque sea él quien decida romper, lo correcto es dejar a ella que comunique la ruptura.

Las invitaciones de boda se deben enviar con unos dos meses de anticipación, en todo caso nunca con menos de un mes (y por supuesto nunca después de la boda):

En la invitación (de color blanco, crudo o beige) figurará a la izquierda el nombre de los padres de la novia y a la derecha el de los padres del novio.

Por supuesto, no se incluyen tarjetas con el nombre de los establecimientos donde se han abierto listas de boda.

En la invitación nada de corazones, ni las iniciales de los novios, ni, por supuesto,palomitas con una ramita de olivo en el pico.

Si se requiere contestación, se acompaña con la invitación un sobre pequeño con una tarjeta en la que el invitado especificará el numero de asistentes (las estrictamente invitadas y ni una más). El sobre irá con el sello correspondiente.

La lista de boda tiene que ser real, nada de lista ficticia con regalos estrambóticos (cenicero de cristal con forma de avestruz, 20.000 Euros.) y mucho menos abrir una cuenta corriente (la boda es un acontecimiento festivo y no una catástrofe natural que requiera ayuda humanitaria).

Por cierto, hay que regalar antes de la boda, nunca después. Los novios darán personalmente las gracias a la vuelta del viaje de boda con una tarjeta.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame