Principio 5: Construye tu Futuro

El futuro, a quién no le gusta pensar en el futuro; Increíble!!!, pero hay personas que no piensan en eso, creen que es perder el tiempo y que lo único que importa es el presente; talvez tengan razón, sin embargo olvidan que el futuro empieza cuando vivimos el presente. Todos sabemos que existe tiempo, pasado, presente y futuro; estos tres elementos son muy importantes para el éxito de nuestras vidas; el pasado nos ayuda a corregir errores, el presente a mejorar nuestra condición actual y el futuro mantiene viva la esperanza de creer en que mañana será mejor que ayer; quiérase o no esto nos ayuda a vivir.

 

En realidad el único tiempo que tenemos es el presente, pero el pasado y el futuro siempre estarán allí, ya sea afectando positiva o negativamente nuestro presente o simplemente por que no podemos quitarlos. Es común que la mayoría de personas vivimos preocupadas por cosas que ni siquiera sabemos que pasarán, por eso debemos de construir nuestro futuro, aprendiendo a vivir nuestro presente.

 

¿Puedes vivir sin preocuparte?

Siempre estamos preocupados, es difícil vivir sin preocupaciones, no podemos eliminarlas, pero si combatirlas. Dale Carnegie, en su libro “Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida”, menciona que el secreto para no estar preocupado es vivir ocupado, tratar de hacer actividades que nos permitan concentrar nuestras energías y olvidar las preocupaciones; muchas personas en el mundo han logrado salir de grandes problemas, solo manteniéndose ocupadas.

 

Hay veces que quisiera volver a ser un niño, por que ellos siempre están sonriendo; y si lloran, solo es momento, después vuelven a reír. Nunca he visto a un niño preocupado por la economía o por los problemas sociales; si todos viviéramos así, pocas personas morirían de estrés.

 

Las preocupaciones son una mala compañía para nuestra vida, por tal razón es importante que tratemos de evitarlas, ¿Cómo? Ya lo saben, mantener la mente ocupada es la mejor alternativa.

 

Vive tu momento.

El compró el perfume que su esposa siempre había querido; y esperaba una oportunidad, un día especial para regalárselo, pero esa fecha nunca llegó, cinco días después, ella murió en un accidente de transito. Un ataúd en el centro de la casa, muchas personas vestidas de negro, una tristeza invadía el alma de aquella familia, mientras que un hombre lloraba y decía: “mi amor aquí esta el perfume que siempre quisiste, lo había comprado para dártelo en una ocasión especial, pero no imaginé que esto pasaría, perdóname”.

 

Porqué esperamos siempre un día especial, porqué nunca vivimos el momento; porqué nunca decimos “te quiero”. Ahora pueda ser que estés pasando por esto y lo único que puedo decirte es que aproveches el instante que la vida te da, mañana puede ser tarde. Dile a esa persona que la amas, usa esos zapatos nuevos que esperan una oportunidad; ve y pide perdón a quién ofendiste eso no es humillarse, eso es ser grande, pero hazlo ahora. Si supiéramos que el mundo va a terminarse en veinticuatro horas, todos diríamos muchas cosas que siempre sentimos y quisimos decir; no esperes que el mundo se termine, hazlo ahora, vive tu momento, como si fuese el último.

 

Proyecta tus mejores cualidades.

Cuando conocemos a una persona, siempre la juzgamos por su apariencia y nunca por lo que siente y lo que piensa, eso pasa por no saber proyectar nuestras mejores cualidades, vivimos limitados, somos conservadores de nuestra propia imagen, esperamos tener confianza para ser nosotros mismos, y aquella persona que en al principió nos fastidiaba, termina siendo nuestro mejor amigo o amiga, en algunos casos nuestra pareja.

 

Los sentimientos de los seres humanos son grandes y delicados, cada uno de nosotros tiene su forma de proyectarlos, el problema es que a veces, nos da miedo demostrarlos, por los ingenuos paradigmas de no darle importancia a otro ser humano.

 

Actualmente las empresas, poco evalúan la capacidad intelectual de la gente que van a contratar, hoy todo esta enfocado a los sentimientos, la introspección a ganado la batalla al intelecto. Vivimos un mundo auténticamente emocional.

 

SUEÑA, es gratis…

El famoso dramaturgo y poeta Español, Pedro Calderón de la Barca, escribió uno de los dramas filosóficos mas importantes del siglo de oro de la literatura, al cual llamó “La vida es un sueño”

y la idea central de esta obra magistral es: “que toda la vida es un sueño / y los sueños, sueños son”.

Yo no sé si la vida sea un sueño, pero si sé que me gusta soñar, para vivir; el que no sueña es débil, por que se cree incapaz de realizar sus propios sueños, ¿Quién paga por soñar? Soñar es gratis, no veo por que algunos dejan de soñar, solo por que un sueño no se realizó.

Hace algún tiempo, discutía este tema con unos amigos, unos dijeron que soñar no era muy bueno; otros decían que había que hacerlo, pero con limite; yo lo único que dije fue que soy un autentico soñador. Fue entonces cuando, regrese a casa y sentado frente a unos recuerdos que guardo con especial estima, escribí lo siguiente:

 

Sueños de ayer…

Si alguien me preguntara qué es un sueño, qué es una ilusión y que es una esperanza; yo no sabría que decir, aunque alguna vez he soñado, me he ilusionado y aún guardo esperanzas.

 

Recuerdo cuando mamá cantaba, para que yo pudiera dormir y viajar hasta donde nadie pudo llegar jamás. Así pasaba mi vida entre cuentos y música de aquel viejo radio que hoy es parte del museo de las cosas viejas.

 

Con un poco de todo, el tiempo se iba y se detenía; recuerdo la guitarra de juguete que compraron para mí, ese día soñé con hacerle al mundo su propia canción; saludé las cuerdas y en unos instantes aquella guitarra, era solo un madero, sin cuerdas, sin música, sin nada….el sueño había terminado.

 

Soñé con ser el chofer de un autobús y conocer el mundo; soñé con ser soldado, para luchar frente a los supuestos malos, pero no había motivos, todos peleaban y nadie sabía porqué.

 

Un día soñé con ser doctor, para curar todos los males y desquitarme una que otra inyección; soñé con ser payaso, para obviar el dolor y sonreír a la vida, guardarme los rencores y aguantar el sufrimiento, mientras los humanos ríen…

 

De todo lo que soñé, nada fui, ni será, lo único que tengo son sueños, sueños de ayer…

 

Hoy no sé si soñar o talvez me detenga, por que los sueños de ayer, no serán los de siempre; los de ayer son historia que no quiero contar; los de hoy son de ayer, que solo me confirman lo que ahora soy, un soñador frustrado, que quiere continuar, para vivir la vida y dejar de soñar; y construirme un mundo de felicidad.

 

Por que soñadores, siempre habrán…

Los sueños nunca terminarán…

Aunque acabe la vida, cuando los sueños mueran…

 

Walter Alexander Romero. (W.R)

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame