La respiración

La respiración es un ejercicio fundamental en todo proceso comunicativo. La forma en la que respiramos influye directamente en la locución del mensaje. Un fallo en la distribución del aire provoca fallos en la recepción del mismo.

Los pulmones: órganos de la respiración.

 

Al leer y al hablar tomamos aire por la nariz a la vez que lo expulsamos por la boca, por ello, es necesario controlar dichas entradas y salidas de aire a través de las siguientes indicaciones y ejercicios respiratorios.

La respiración en la lectura:

  1. Es fundamental respirar profundamente el instante previo al comienzo de la lectura de un texto. Esta indicación es necesaria para comenzar con un ritmo adecuado la lectura.
  2. Signos de puntuación: emplearemos los signos de puntuación (comas y puntos) para realizar pausas que nos permitan recuperar el aire expulsado.
  • La coma: breve parada que nos permitirá coger aire.
  • El punto: parada obligatoria que nos permite soltar todo el aire inspirado y coger nuevamente en el caso de que continúe la lectura.

Estas dos indicaciones permitirán al emisor mantener una correcta pronunciación, evitando una respiración agitada que destruya el ritmo del mensaje.

 

Del mismo modo, es recomendable realizar ejercicios de respiración con asiduidad que nos permitan controlar la entrada y salida de aire de nuestros pulmones. Para ello, es recomendable la respiración diafragmática o abdominal. La respiración diafragmática o abdominal es aquella en la que el aire entra y sale de los pulmones por efecto del movimiento ascendente y descendente del diafragma.

Cómo realizar la respiración diafragmática o abdominal:

Para practicar la respiración diafragmática es necesario situar una mano en el pecho y otra sobre el abdomen. A continuación inspirar aire lentamente notando cómo se nos llenan los pulmones de aire y cómo es la mano situada sobre el diafragma o abdomen la que se eleva. Finalmente, espiramos el aire inhalado notando cómo es la misma mano situada en el abdomen la que poco a poco comienza a descender.

Practicar este tipo de ejercicios, permitirá al emisor controlar cada vez con mayor seguridad su respiración en la lectura y en los procesos comunicativos.

 

Ventajas de la respiración diafragmática o abdominal:

  • El aire llega a todo el pulmón y se oxigena mejor.
  • Disminuye el número de respiraciones por minuto.
  • Aumenta el nivel de energía.
  • Regula el ritmo cardíaco, siendo perfecta para situaciones de nerviosismo que provoquen sequedad en la boca o sudoraciones durante el proceso de comunicación.
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

María Bengoa Puente

Periodista freelance- Redactora- Locutora- Community Manager y Social Media Manager

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame