El "Tipo Test"

Seguramente más de una vez te has sentido relajado cuando has sabido que el examen al que te enfrentas es de "tipo test". Esto se debe a que en estos exámenes tienes la respuesta ahí escrita frente a tus ojos. Sólo tienes que identificarla y marcarla. Eso te lleva a pensar que será suficiente con que te suene un poco el tema estudiado... y si no, confiarás en la lotería. 

¡Pero mucho cuidado! No bajes la guardia, porque si piensas así, te equivocas bastante. Los exámenes "tipo test" tienen sus propias trampas... y muchos de ellos son especialmente tramposos. A continuación te explicaré los diferentes modelos de examen "tipo test" y qué cuidados y atenciones debes tener en cuenta a la hora de responder.

 

Preguntas de Opción Múltiple

En este test te encontrarás con una afirmación que debes completar con una respuesta a elegir entre varias, normalmente entre 3 y 5.

Lo primero que debes tener en cuenta en un test de opción múltiple es que, efectivamente, cada respuesta correcta suma un punto, pero que en la mayoría de los casos, cada respuesta incorrecta resta un punto. Además, habitualmente las preguntas sin responder ni suman ni restan, pero para evitar que trates de asegurar unos mínimos, muchos profesores suelen establecer un número máximo de preguntas sin responder, y superado ese límite empiezan a restar medio punto o un punto por cada una, dependiendo de lo estrictos que sean. De este modo, las cávalas no te servirán de mucho... al menos no de mucho bueno. Asegúrate de que te digan estas reglas (si no aparecen escritas en la hoja de examen) antes de empezar a responder.

Opciones
Ten mucho cuidado de marcar la opción que quieres.

 

Evidentemente, saber la respuesta es la mejor manera de acertar. Pero incluso sabiendo la respuesta puedes fallar; y complementariamente, puedes no estar seguro de la respuesta y acertar; incluso algunas preguntas sólo se pueden responder con alternativas. No confíes en la suerte y la lotería; eso siempre está ahí, pero no puedes contar con ello; la verdadera clave, y que sí depende de ti, está en las siguientes estrategias:

  • La respuesta más correcta es la correcta. Quizás esto parezca una perogrullada, pero tenlo en cuenta. Seguro que alguna vez te has encontrado con una pregunta de opción múltiple en la que varias de las posibles respuestas parecen correctas. En estos casos debes seleccionar aquella que, siendo correcta, es la más completa. A veces aparece como última opción con la frase "todas las anteriores", otras veces aparece enunciada al estilo "X y Y son ciertas", o simplemente está redactada de manera más completa. ¡Pero cuidado! Aquí puede haber trampa. Que una respuesta sea más completa no necesariamente significa que sea correcta, ya que puede contener algún elemento incorrecto para despistar.
  • Puede que ninguna respuesta sea correcta. En este caso, existirá la opción "ninguna es correcta"; no siempre está de relleno, a veces ocurre.
  • Descarta. No es lo más frecuente, pero a veces te encontrarás con alguna pregunta amable con una o varias opciones que resultan inverosímiles. Aquí la trampa es la contraria: una respuesta nos puede resultar tan evidentemente tonta que tendemos a desconfiar de un regalo así. Por si acaso, trata de usar la lógica del descarte antes de elegir una respuesta. A veces, incluso te puedes encontrar con dos respuestas que dicen exactamente lo mismo, pero con palabras diferentes; puesto que la dos no pueden ser "la más correcta", sólo queda la opción de que ambas sean incorrectas, descártalas.
  • Busca la respuesta en la pregunta. Esto, más que una estrategia, es un truco. Para los profesores, elaborar preguntas de opción múltiple es más difícil de lo que parece, porque debemos esforzarnos para que todas las respuestas parezcan en principio válidas; y ocurre que en ocasiones se escapa alguna pista en la pregunta... puede ser el género de las palabras, puede ser alguna palabra que se repite en el enunciado y en la respuesta, etc. Aprovecha la oportunidad.
  • No confíes en los trucos de vagos. Si buscas en internet algunos trucos para responder preguntas de opción múltiple, encontrarás algunas recomendaciones tales como "la C es correcta con mayor frecuencia" o "las afirmaciones son correctas más veces que las negaciones". Te contaré un pequeño "secreto": históricamente así ha sido, pero muchos profesores ya lo sabemos y lo contrarrestamos, haciéndote caer en la trampa. Así que no confíes en ningún truco que no consista en leer y analizar las opciones.

 

Preguntas de Verdadero y Falso

Aquí tienes un tipo de pregunta que consiste en una afirmación que tú deberás decidir si es verdadera o falsa. Normalmente no te vas a encontrar un examen compuesto completamente por este tipo de preguntas, porque un 50% es una probabilidad de acierto demasiado alta por azar, como para ser un buen instrumento que evalúe conocimientos. Así que te encontrarás este tipo de preguntas para evaluar datos muy específicos. 

Verdadero
Recuerda asegurarte mucho de la respuesta.

 

Si la pregunta está bien elaborada, responderla no será tan fácil como crees, ya que jugará con la idea de que si la afirmación no es totalmente verdadera, es falsa. Aquí no hay medias tintas; en la realidad hay cosas que son verdaderas, parcialmente verdaderas, o falsas. En una pregunta de verdadero y falso no hay cabida para los matices: si es parcialmente verdadera, no es verdadera.

 

Preguntas de Relación

Al igual que en el caso anterior, tampoco va a ser normal que te encuentres con un examen compuesto por completo de estas preguntas. Consisten en unir unas ideas con otras, agrupadas en dos conjuntos. A veces son conceptos que tienen algo en común, otras veces son términos con definiciones, o inicios y finales de frases, etc.

 

El modelo más sencillo conlleva que ambos grupos tengan el mismo número de opciones, así que a cada concepto de un conjunto le corresponde un único concepto del otro. Pero hay variaciones. Puede darse el caso de que sobre alguna opción en alguno de los conjuntos; y más allá, puede que alguna de las opciones de un conjunto, se pueda relacionar con más de una de las opciones del otro.

 

Las estrategias para responder son las mismas que he mencionado hasta el momento: saber la respuesta, elegir la más correcta, descartar, deducir, elegir la que sea completamente cierta. Las trampas que implican este tipo de preguntas son dos, y deberás prestar atención. Una de ellas es que cada concepto tiene más opciones posibles para elegir. La otra es que cada vez que falles una opción, estarás fallando dos veces: la opción que fallas y la que te obligas a fallar después al tener ocupada esa opción.

 

Samuel Cañadas Santiago

Biólogo especialista en Educación, Comunicador, Doctor en Neurociencia y Comportamiento

Contenidos que te pueden interesar
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 400px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame