AulaFacil.com: CLICK AQUÍ para aprender cientos de cursos gratis
Curso gratis
 
Lección 20 ª

 

   

COMPONENTES PARALINGÜÍSTICOS DE LAS HABILIDADES SOCIALES

 

Decíamos anteriormente que los componentes paralingüísticos son variables de la voz, diferentes al contenido del mensaje, pero que lo modulan . Al igual que ocurre con los componentes no verbales, son en muchas ocasiones difíciles de controlar, y necesitan de un esfuerzo y trabajo personal para tratar de cambiar aquellos aspectos que nos perjudican en nuestra interacciones sociales. Es difícil, por ejemplo, acostumbrarnos a hablar más despacio de cómo habitualmente hacemos.

 

Latencia

La latencia se define como el tiempo que transcurre entre el final de la frase que emite un interlocutor y el comienzo de otra por parte de otro interlocutor . Generalmente, las latencias muy cortas se asocian a conversaciones muy animadas y a discusiones. Por el contrario, las latencias largas se suelen dar en conversaciones "pasivas", es decir, en las que al menos una de las personas que habla no expresa con claridad sus ideas.

Lo ideal para que la conversación sea fluida y cómoda para todos los participantes, es decir, dejar que los demás terminen sus oraciones antes de hablar nosotros ; pero si la situación lo requiere, (pensemos en el caso de los vendedores que no parecen poner fin a su discurso), estamos en nuestro derecho de interrumpir al interlocutor , con expresiones del tipo "ahora no puedo atenderte", "me lo voy pensar", etc. Siempre es preferible decir este tipo de frases que quedarnos callados y dejar que tenga lugar un incómodo silencio.

 

Volumen

Los cambios en el volumen de voz tienen como objetivo fundamental lograr que los demás puedan escuchar lo que decimos. Pero lo cierto es que en muchas ocasiones el volumen de voz empleado no se ajusta a las necesidades reales.

Un volumen muy bajo de voz suele transmitir a los demás actitudes como sumisión, tristeza, o timidez. Por el contrario, la voz muy elevada puede indicar, según el contexto, seguridad, dominio, extraversión, persuasión, ira o tosquedad. El volumen moderado, por el contrario, casi siempre se asocia a características positivas, como agrado, alegría.

Es la situación concreta la que determina el volumen de voz más adecuado , aunque la tendencia que debe guiarnos siempre es la de no gritar, pero a la vez conseguir que se nos escuche con claridad. Un fenómeno que tiene lugar con frecuencia es el hecho de que las personas utilizamos un volumen correcto de voz, excepto en situaciones especialmente difíciles para nosotros, como pedir un favor, o rechazar una petición de un amigo o un compañero de trabajo. Es importante por tanto centrar nuestros esfuerzos en estas situaciones para mejorar nuestro desempeño.

 

Tono

El tono de la voz es la cualidad que se produce por la mayor o menor tensión de las cuerdas vocales, dando como resultado una voz más aguda o más grave. Esta variable se considera fundamental, ya que diferentes tonos pueden cambiar completamente un mismo mensaje verbal . La expresión "¡Me ha encantado el concierto!" la podemos decir con un tono sarcástico o convincente, por ejemplo. Además, una misma sentencia podemos decirla cambiando el tono de manera que se haga hincapié en una palabra u otra, y variando así la intencionalidad del mensaje . Vamos el siguiente ejemplo, donde se ha subrayado la palabra que se ha querido enfatizar hablando:

Ojalá que vuelva a verlo. La intención es enfatizar el deseo, el interés por verlo de nuevo

Ojalá que vuelva a verlo . Aquí se quiere expresar que lo que se desea es verlo, no mantener otro tipo de contacto que no sea el contacto directo.

En los casos en los que el tono proporciona una información contraria al contenido verbal, se suele conceder mayor credibilidad al tono de voz .

Es conveniente cambiar el tono a lo largo de la conversación , ya que así se logra dar mayor sensación de dinamismo. Esto se puede lograr de varias maneras:

•  Cambiando el tono en las palabras que nos interesa resaltar

•  Elevando el tono al final de las preguntas

•  Bajando el tono al final de las afirmaciones

Un tono monótono, que no cambia, por el contrario, es señal de aburrimiento y la monotonía.

 

 

 
     
 

 

AulaFacil.com: CLICK AQUÍ para aprender cientos de cursos gratis