AulaFacil.com: CLICK AQUÍ para aprender cientos de cursos gratis
Habilidades sociales Curso gratis
 
Lección 19ª

 

 

   

El contacto físico

 

El contacto físico que se utiliza en las conversaciones cambia muchísimo en función del contexto en el que tenga lugar, la edad de los interlocutores (a los niños, por ejemplo, se les suele tocar más), y fundamentalmente de la relación que tengan las personas. Utilizar el tacto durante las interacciones sociales cumple dos funciones:

•  Es una manera de dar a conocer actitudes y emociones : a través del tacto informamos de que sentimos afecto, amor, cordialidad, solidaridad. Tocar es señal de expresividad y de extraversión. En algunos casos, es además indicativo de diferencia de estatus, cuando el contacto físico es unidireccional.

•  Es una señal que regula la interacción social : es el caso de los saludos, las despedidas, las felicitaciones o los gestos habituales de cortesía como ponerle el abrigo a una mujer.

 

La utilización del contacto físico como un recurso comunicativo se suele utilizar más en unas situaciones que en otras :

•  Cuando damos consejo, más que cuando lo pedimos

•  Al dar una orden, más que cuando la recibimos

•  Al pedir un favor, frente al hecho de aceptarlo

•  Al intentar persuadir de algo, más que cuando estamos siendo persuadidos

•  En conversaciones sobre temas emotivos y profundos

•  En ambientes distendidos, como fiestas, conciertos, etc.

•  Cuando tratamos de transmitir estado de excitación, más que cuando estamos del lado de la persona que escucha

•  Cuando recibimos mensajes de preocupación, más que cuando somos nosotros los que transmitimos preocupación.

Hay enormes variaciones culturales en lo que se refiere a la cantidad y el tipo de contacto físico que se da en las interacciones sociales. Y también se ha demostrado que existen diferencias de género: en general, los hombres suelen tocar más a las mujeres que éstas a los hombres.

Tal y como mencionábamos en el caso del espacio personal, debemos estar atentos a las señales de agrado o desagrado que nos mandan los demás en relación a nuestra forma de expresarnos utilizando el contacto físico.

 

Apariencia personal

El aspecto exterior de las personas cuenta con una serie de características que en principio no son modificables (excepto por el uso de la cirugía estética), tales como la forma de la cara, la altura, la estructura corporal, etc.) Pero la mayor parte de los componentes de la apariencia personal son completamente modificables (color de pelo, maquillaje, tipo de ropa, musculatura, depilación, utilización de lentillas.) La lista de posibles cambios que hacer en la apariencia personal es interminable, y más en la época actual, que favorece este tipo de cambios.

La apariencia personal tiene un valor comunicativo muy potente ; de hecho, la primera impresión que los demás se forman de nosotros, viene determinada ella, además de por los esquemas mentales del que observa. Las personas extraemos conclusiones observando la apariencia personal sobre aspectos tan dispares como la edad, la sexualidad, la inteligencia, el nivel sociocultural.

Cada persona utilizará el valor comunicativo de la apariencia personal según su propio criterio , siendo consciente de las posibles inferencias que los demás puedan hacer. Pero es cierto que en ocasiones las situaciones nos pueden exigir un cambio en nuestra apariencia (pensemos en un puesto de trabajo en el que se nos exige llevar chaqueta y corbata, por ejemplo), y aquí queda la libertad de cada uno para aceptar o no ese tipo de cambios. No debemos enfadarnos, o pensar que nos están coartando cuando nos exijan un cambio de indumentaria en un puesto de trabajo o en un determinado acontecimiento social, ya que responde sin duda a ese valor comunicativo de la apariencia personal.

 

 

 
     
 

 

AulaFacil.com: CLICK AQUÍ para aprender cientos de cursos gratis