El gusto de lo picante

 

 

 

¿Por qué lo picante puede ser agradable?

En mi hogar generalmente no llegábamos a ingerir mucha cantidad de alimentos picantes, sin embargo, tengo una hermana a la que sí gusta de un buen picante a un nivel que no creo normal.

Mi madre siempre le decía que disfrutaba de comer con dolor. Y curiosamente, estaba en lo cierto.

picante y agradable

 

En cierta forma, ingerir comida picante crea una sensación agradable al experimentarlo.

 

¿Cómo puede ser esto posible? Según estudios, el experimentar la sensación picante de los alimentos, nos puede equivaler a montar en una montaña rusa, o tirarnos de lleno a un río desde unos metros de altura, todo esto sin temor o riesgo alguno.

montaña picante

 

El cerebro al verse en riesgo emite señales al cuerpo previendo y preparándose para soportar el peligro por venir.

 

Al ser un “riesgo forzado”, o bien, al ser consciente de lo que viene, la mente permite hacer caso omiso ante la situación, logrando así, el poder degustar del peligro, saborear del vértigo, el susto y en sí, el dolor por cuenta propia.

 

La sensación que se genera a partir del dolor, hace que el cerebro libere sustancias naturales para aliviar el malestar, el efecto de este al irse aliviando nos deja en un estado agradable.

 

Causa y efecto.

También es posible que nos guste ingerir comida picante por la experiencia de comer, esa sensación de irritación añade una nueva dimensión al saborear el plato.

comida picante

 

Lo picante es mucho más que una simple quemazón, la irritación de la pimienta como el de la guindilla, llega a sensibilizar la boca a un nivel delicado, tanto así, que luego de alcanzar dicha inflamación temporal, el tacto, la temperatura y aspectos irritantes de otros ingredientes como la sal, ácido o alcohol, se acentúan en la sensación del paladar.

 

El picante fuerte llega a disminuir la sensibilidad de los sabores – salada, ácida, dulce, amarga, umami – e incluso el aroma, dado que el cerebro en ese momento se encuentra en alerta, este usurpa la atención de la mente para distinguir las otras sensaciones.

 

Nuestra boca se vuelve tan sensible que al exhalar aire percibimos aire caliente, y al inhalar sentimos la sensación de brisa refrescante.

fuego boca

 

Por otra parte, la sensibilidad a las especias picantes disminuye con la exposición a ellas, y es esta insensibilidad, la que hace posible que los que ingieren comida picante día tras día, puedan tolerar los platos picantes que las personas solo ingieren de modo ocasional.

 

Y esa es la razón por la que mi hermana puede comer diversos platos que mi madre consideraría un sufrimiento gastronómico.

 

Un truco para ese excedente de picante o para ayudar a aligerar la irritación del picor es la leche, o productos derivados de la lactosa, la leche contiene la proteína caseína, y es esta proteína la que neutraliza la molécula del picante (capsaicina); otras formas pueden ser, colocando algo frío en la boca, esto enfriaría los receptores por debajo de la temperatura ofreciendo un alivio momentáneo, llevarnos a la boca algo áspero como arroz, azúcar o una galleta, que creará un tipo diferente de señal a los nervios, distrayéndose un poco del ardor.

 

Si aún ante toda solución persiste el ardor, quedará nada más consolarte, pensando que ese ardor llegara a desaparecer en unos 15 minutos, que es el tiempo que suele tardar en disminuir la irritación.

 

Así que ya lo sabes, ingerir comida picante puede llegar a ser una aventura, pero ten listo un vaso de leche cerca de ti, por cualquier duda.

atte.

Chef Bto

Facebook & Twitter

 


 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame