No todo es negociable

Podemos afirmar que el modelo educativo que se basa en el diálogo, la participación y la cooperación es el más adecuado, debido a que ayuda al desarrollo personal y social del niño en un entorno familiar seguro y afectivo. Eso no quiere decir que todo sea negociable, en el día a día existen innumerables normas que no podemos negociar a cada momento, y en las que no podemos influir.

Como hemos dicho, que los niños participen en la toma de decisión es bueno, pero también hay que hacerles conscientes que tienen límites, por ejemplo, hay normas que sobrepasan la decisión familiar como ir al colegio, por ello deben ser únicamente trasmitidas y respetadas. Además por operatividad y tiempo, no todo se puede negociar, debemos de actuar de forma resolutiva, y los padres como tales, tienen la última palabra. A continuación podremos ver algunas pautas educativas:

  • Como hemos comentado antes hay normas que no dependen de los padres, en ellas participan toda la sociedad.
  • Los hijos también deben saber que hay momentos en los que no se pueden discutir sobre las normas, por seguridad y tiempo.
  • Las normas deben ser claras, que no dependan de nuestro estado de ánimo.
  • Deben ser justas y saber qué sanción tienen una vez que no se hayan respetado.
  • Debemos ser conscientes de la madurez del niño para responder a la norma de forma adecuada.
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame