Dónde y cómo surge la terapia floral de Bach

Después de algunos años de practicar la medicina en Londres con mucho éxito el Dr Bach se encontró con un hecho curioso, algunos pacientes que tenían la misma enfermedad tenían algunas otras características similares, como su postura, su forma de hablar, sus gestos y sus expresiones. Empezó entonces a analizar a sus pacientes no solo por sus enfermedades y síntomas, sino por sus personalidades, y comienza entonces en la busqueda de un remedio para cada tipo de personalidad.

Esta investigación le llevó a probar con sus pacientes algunos remedios basados en flores que recogió durante unas vacaciones en Gales. De forma intuitiva empieza a recoger flores que percibe adecuadas para resolver los problemas de cada una de las personalidades que ha identificado. Debido a los sorprendentes resultados que obtiene, decide tomar una nueva filosofía en su investigación: para corregir una enfermedad física es necesario primero corregir los problemas mentales y emocionales del paciente.

El Dr. Bach pensaba que el tratamiento de las emociones y la mente son fundamentales al momento de tratar las enfermedades físicas, que tratando los problemas emocionales, los problemas físicos pueden resolverse más fácil y rápidamente. A pesar del énfasis que se la ha dado al sistema floral de Bach para resolver los problemas emocionales, no debe de olvidarse su utilidad para corregir algunos padecimientos físicos.

Es así como logra reunir 38 remedios, cada uno con una aplicación específica para un tipo de personalidad relacionado con problemas mentales o emocionales. Estos 38 remedios están compuestos por 34 flores silvestres, 3 flores de cultivo y el último no es una flor, sino agua de manantial.

Así, el Dr. Bach desarrolla una nueva medicina, sutil y eficiente, un sistema holístico, es decir integral, pues reúne la mente y las emociones con el cuerpo del paciente.

El método que usa para preparar sus tinturas también es novedoso: en lugar de tomar los extractos de las flores y empezar a hacer diluciones, simplemente recoge el rocío que ha quedado depositado en las flores por la mañana, y lo usa como tintura madre. Este rocío es suficientemente poderoso como para crear efectos significativos en las personas. Inicialmente utiliza el método solar y luego obtiene sus flores aplicando el método del hervor.

El Dr. Bach descubre las primeras 12 esencias de flores entre 1928 y 1932, a las que llama Doce Curadores; luego añade 7 remedios florales más, que los reconoce como ayudantes o auxiliares ante situaciones en la que los remedios anteriores parecían tener efectos parciales. A partir de esto formula y escribe «Los Doce Curadores y los Siete Ayudantes» e inmediatamente, hacia 1935 comienza el desarrollo de un nuevo ciclo de 19 remedios para completar así sus 38 esencias; conocidas y utilizadas hoy en todo el mundo.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame