Medio Ambiente. Banco BCI: "Despierta"

BCI considera que el concepto de Responsabilidad Social Empresarial debe centrarse en al menos tres ideas matrices fundamentales:

 

  • La empresa es un agente sujeto no sólo de derechos dentro de la sociedad en la que se desenvuelve, sino también de obligaciones que escapan más allá de aquello a lo que jurídicamente se encuentra sujeto y que emanan de un imperativo ético. Es por ello que es responsabilidad suya velar porque sus actuaciones y los efectos de ellas se encaminen a la consecución del progreso, no sólo de sus propios accionistas, sino también de la comunidad de la que forma parte.
  • Dado que la empresa forma parte y desarrolla sus negocios en una sociedad organizada, el mayor o menor grado de desarrollo material y espiritual de sus integrantes le afecta directamente, por lo que sus actividades deben también encaminarse a la búsqueda del bien común. Por ello, la Responsabilidad Social Empresarial no es algo que pueda incorporarse a la gestión de las empresas de manera facultativa, sino más bien imperativa, pues el bienestar de la comunidad en la que realizan su giro influye en aquéllas de manera significativa.
  • Resulta imposible siquiera pensar en políticas destinadas al bienestar de la sociedad de la que el Banco forma parte si al interior de la Corporación no se actúa en consecuencia con las declaraciones que se hacen a este respecto.
  • Al aumentar los beneficios y el alcance de la red social interna de que gozan los colaboradores de la empresa, se está incentivando la calidad de su trabajo y estableciendo relaciones de largo plazo con los trabajadores de la Institución. Todo esto se traduce en mayor productividad y mejor servicio a los clientes del Banco, lo que incrementa a su vez los resultados anuales de BCI. Con ello, al beneficiar a los propios colaboradores, se benefician también los accionistas de la Corporación.
  • Un mínimo de equidad hace imprescindible considerar que, si los resultados de BCI son buenos, o muy buenos, esto debe naturalmente ser compartido de alguna forma con los colaboradores de la Institución, que son quienes con su esfuerzo explican en gran parte los éxitos del Banco.
  • BCI tiene como uno de sus objetivos establecer con sus clientes relaciones que sean perdurables en el tiempo. Es por ello que los programas BCI de apoyo a la pyme y a quienes emprenden nuevos proyectos buscan impulsar la consecución de esa meta y entregar también ayuda directa a un sector altamente generador de empleo, conciliando nuevamente los intereses de la Empresa, de sus accionistas y de la comunidad.

A mediados de los años noventa, Banco BCI comenzó a desarrollar actividades que apuntaran al cuidado del medio ambiente, desarrollando ciertos cambios en los proyectos de arquitectura. Pero, consciente de la urgencia por preservar el ecosistema, en el año 2006 se planteó el tema de manera más global, concreta y sostenida en el tiempo, aprobando el programa “El medio ambiente está en tus manos” y su campaña “Despierta”, cuyo propósito es reducir el consumo de agua, luz y papel en la Corporación BCI.

 

En enero de 2007, con la difusión de mensajes alusivos al impacto medio ambiental, comenzó la campaña impulsada por el Equipo de Mejora Continua de Responsabilidad Social Empresarial de BCI. Textos como: “Tu computador en una hora consume el equivalente a 3 ampolletas de 100 Watts” o “Una gotera puede malgastar entre 5 y 10 botellas de agua de 1 Litro por minuto”, sensibilizaron a los colaboradores, quienes a juicio de Luis Acuña, Jefe del Departamento de Prevención de Riesgos, acogieron la propuesta de manera asombrosa.

 

En una segunda etapa, Casa de la Paz, ONG especializada en implementar programas del cuidado del medioambiente, dictará talleres a los colaboradores, para finalmente premiar a las sucursales que logren un mayor ahorro de agua, papel y luz, dándole la posibilidad de regalarle a la comunidad de su zona un proyecto ambiental, como una plaza con nuevos árboles.

 

 

Tal como lo explica Luis Acuña: “El discurso de esta campaña no es generar ahorros, sino fomentar la utilización responsable de los recursos renovables y no renovables del medio ambiente” y así preparar el terreno para nuevas medidas, como el reciclaje de pilas y cartuchos de impresoras. Y más tarde traspasar las fronteras del Banco e invitar: “a los clientes, niños, jóvenes y a la tercera edad a cuidar el medioambiente, porque todavía hay mucho por hacer”.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame