Habilidades necesarias para la negociación: Comunicación asertiva

Establecer una comunicación asertiva implica hacer valer mis pensamientos, actitudes y opiniones de manera respetuosa, al mismo tiempo que debemos respetar los pensamientos, actitudes y opiniones de la otra persona, favoreciendo así una comunicación eficaz.

Para poder establecer este tipo de comunicación, hay una serie de pautas que pueden sernos de gran utilidad:

- Hablar desde el yo

Lo que yo siento, pienso, valoro, etc. es algo mío, me pertenece a mí y depende de mí. Si digo que me siento de una manera determinada, difícilmente otra persona me lo va a discutir, sabré mejor que nadie cómo me siento en ese momento (asumiendo que estoy siendo congruente). En cambio mi opinión de otra persona no significa que sea en realidad así y puede estar en oposición con lo que la otra persona opina de sí misma o le puede costar identificarse con ello.

Ejemplo: Me siento ingnorado/a cuando...

 

- Describir conductas y evitar etiquetas

Es importante tener en cuenta que nuestras conductas no nos definen, y que en ocasiones puedo comportarme de determinadas maneras, aún no siendo esta mi forma habitual de hacerlo. Además, en muchas ocasiones hacer juicios de valor supone insultar. Y esto no hace más que daño y dificulta la comunicación. Describir conductas es algo mucho más neutro, que define situaciones y no enjuicia.

Por ejemplo, en lugar de decir; “Eres un vago”, podemos decir: “Llevas toda la tarde sin hacer nada”. En lugar de: “Eres un egoísta”, sería más adecuado decir: “Te estás comportando de manera egoísta”.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame