Repercusiones en la educación: escuela tradicional

Este antes y después en el saber occidental y su cosmovisión no dejará a la escuela de lado. Se puede reconocer a simple vista una división tajante entre dos formas de concebir a la educación: la llamada escuela tradicional vs las variedades de la escuela nueva.

La escuela de forma sistemática como la conocemos nace de la mano de la revolución industrial. La necesidad de reproducir mano de obra apta para el trabajo conlleva a la creación de establecimientos que otorgaran a esta futura mano de obra los rudimentos básicos para su trabajo así como las actitudes necesarias para encarar la labor. En este contexto, la escuela es uno de los principales aliados del Estado junto con la Iglesia (que a través de la fé permitía a las personas sobrellevar lo complejo de su situación), la Familia (estructura social básica que permitía tanto el control de las personas como la reproducción de nueva mano de obra) y el Ejercito (que garantizaba la autonomía de los nacientes estados).

Los elementos característicos de esta escuela tradicional (que incluso aún tiene vigencia en muchos lugares) son:

  • La organización escalonada y progresiva del saber: La escolaridad se divide en etapas, cada etapa en ciclos, cada ciclo en años, cada año en semestres. Donde la complejidad y dificultad aumenta a medida que se va avanzando.
  • La disposición espacial de los elementos y los actores: Los bancos o pupitres se ordenan en filas y columnas simétricas, de forma tal que nunca un sujeto entre en contacto visual con otro. Además el docente (portador del saber por excelencia) se halla en una tarima, en una altura superior, marcando una diferencia simbólica entre el y los alumnos.
  • La alianza fundamental Escuela-Familia: La familia delegaba la autoridad sobre el infante en la Escuela, por lo que se constituía una relación de autoridad por continuidad natural entre Padres y Profesores. Los cuestionamientos siempre iban hacia el alumno, y nunca hacia la familia o la institución.
  • El empleo de métodos de castigo físicos: Este es un rasgo casi extinto pero que fue muy popular hasta mediados del Siglo XX. Los castigos iban desde los golpes con una regla en la mano, atar la mano izquierda a los zurdos para que usen la derecha, arrodillar al estudiante sobre maíz, llenar la mandíbula de agua. Todos estos eran socialmente aceptados. 
  • Escuela como lugar de residencia del saber, la moral y la ética: La escuela se configuró como la institución socializadora por excelencia. Allí no solo se enseñaban saberes, sino también valores morales y éticos que permitieran a los individuos socializarse con sus pares y mayores.
  • Escuela como utopía: Uno de los rasgos más nobles que tuvo la escuela tradicional es la convicción de toda la sociedad de que ella era la única capaz de llevar la educación a las masas y fomentar así las virtudes de los seres humanos. "Enseñar todo a todos" fue una de las máximas que regía la actividad escolar.
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame