Cadencias II. Final en tensión

  • Semicadencia: final en tensión. Normalmente I-V, pero a la dominante también podría precederle otro acorde, II-V, IV-V, VI-V son los más habituales. Menos frecuente, pero también posible, es una semicadencia a la subdominante: I-IV (II-IV y VI-IV también funcionan). La semicadencia no tiene ninguna norma específica en materia de homofonía, únicamente debe seguirse teniendo especial cuidado de no cometer faltas armónicas.
    Semicadencia1 1
    Ejemplos de semicadencias

     

  • Cadencia rota: final en tensión. V-VI. La sensible, como siempre, debe subir a la que en este caso es la 3ª nota. Así, el último acorde debe duplicar la 3ª.

    cadencia rota 1
    Ejemplo de cadencia rota

    De esta manera, mientras las cadencias perfecta y plagal ofrecen un final de reposo, la semicadencia y la cadencia rota exigen continuación, al no terminar en la tónica.

 

Ahora, identifique las siguientes cadencias, y evalúe si son correctas o no.

ejcadencias 1

Inicia sesión para hacer seguimiento de tus autoevaluaciones
1)1. Es una cadencia y es correcta
2)2. Es una cadencia y es correcta
3)3. Es una cadencia y es correcta
Corregir   Ver Solución   Limpiar

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame