Distribución y cercado del terreno

Una vez que el terreno está listo para el cultivo el siguiente paso es elaborar un diseño del huerto.

Este proceso es de suma importancia, debemos involucrar a todos los niñas y niñas y a las personas mayores que participen en el planteamiento de la estructura de la huerta.

En este diseño deben estar incluidos los siguientes elementos:

  • Zonas de cultivo.
  • Caminos.
  • Zona de compost.
  • Uno o varios espantapájaros.
  • Una zona en la que se pueda reunir un grupo, con asientos, por ejemplo hechos con tocones de árboles.
  • Un lugar para guardar las herramientas de la huerta.
  • Un tablón informativo que incluya un croquis de la huerta.
  • Una estación meteorológica que incluya un termómetro, un pluviómetro, etcétera.

Termómetro
 

 

Así mismo, debemos tener muy en cuenta las tomas y el suministro del agua. Pero ello depende de las particularidades de cada terreno. Tan sólo anotar que el abastecimiento de agua debe ser una fuente accesible y debemos estar muy atentas para no derrochar agua.

En el tema dedicado al riego profundizaremos más a cerca de este importante elemento de la huerta.

 

Para llevar a cabo esta tarea, la del diseño de la huerta, debemos contar sobretodo con el compromiso de todas las personas que vayan a participar en el proyecto.

¿De qué manera podrían colaborar en el diseño de la huerta?

  • A través del dibujo de un mapa haciendo un listado de los elementos necesarios.
  • Haciendo los carteles y paneles informativos.
  • Promover pequeños grupos de trabajo, de modo que cada grupo tenga su propia parcela cultivable. Una buena idea es motivar a los grupos para que le pongan nombre a sus terrenos.

 

Ahora ha llegado el momento de proteger el huerto de depredadores y demás peligros que puedan arruinar muchas horas de trabajo y organización.

Para ello, podemos trabajar con los niños y niñas los principales organismos que pueden poner en peligro nuestra huerta, así como los animales beneficiosos.

Como ejemplo, a continuación os mostramos una pequeña tabla que contiene 6 animales cuya presencia es favorable en los campos de cultivo.

Animales beneficiosos

 

Como actividad para trabajar el tema de los depredadores, el educador o educadora ambiental puede utilizar una historia en la que vayan saliendo diferentes depredadores como perros y gatos, caracoles, pájaros, etcétera. Los niños y niñas, según vaya avanzando la historia deberán ir proponiendo ideas para proteger sus cultivos, como por ejemplo levantar pequeños muros con las piedras de la huerta, poner mallas protectoras, la construcción de un espantapájaros...

Para delimitar los espacios de la huerta debemos echar mano de la imaginación y recurrir a elementos presentes en la zona como por ejemplo troncos, grandes piedras, neumáticos o botellas de plástico o vidrio.

Botellas

 

Una vez trazada la distribución de la huerta y delimitadas sus partes deberemos hacer las denominadas “camas de cultivo”. Las camas de cultivo son montículos elevados de terreno, cuyo requisito indispensable es que no pueden ser pisadas, pues en ese caso, la tierra se compacta y la productividad es menor. Para conocer cómo hacer una cama de cultivo elevada, a continuación os dejo un breve vídeo con una explicación muy sencilla.


 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame