Comunicación

Todo comunica. El aspecto de las oficinas comunica, la fachada del negocio comunica, el uniforme de los empleados, los productos, la página web de la empresa, la publicidad del negocio, los eventos que organizamos y otros elementos. 

El nombre del producto y el envase también comunica. 

 

Tenemos que realizar una gestión coordinada de la comunicación de la empresa. Una gestión conjunta multiplica los resultados.

Al gestionar de forma coordinada todos los elementos de la empresa que comunican, los esfuerzos de la empresa van en la misma dirección y se potencian.

La comunicación parte del conocimiento, y por tanto de la investigación. Por lo tanto, como hemos explicado, tenemos que investigar para tomar decisiones en las diferentes áreas de la empresa y en las diferentes etapas.

También la comunicación de éxito implica investigar continuamente.

Lo que orienta toda la comunicación de la empresa es el concepto que defendemos y que implantamos en la mente del consumidor; y por supuesto, la comunicación debemos enfocarla a unos grupos poblacionales concretos.

La comunicación para tener éxito debe dirigirse a unos grupos poblacionales concretos. Debemos enviar los mensajes correctos, a las personas adecuadas y de la forma que le resulte atractiva a esas personas. 

Debemos hablar el lenguaje de los clientes. Pero orientados por la investigación y la estrategia.

Por lo tanto, si nos preguntamos ¿Cómo decoro el restaurante? ¿Cuál es la respuesta adecuada? "A mi pareja le gusta el color amarillo", "mi cuñado opina que debo pintar el restaurante de color rosa", no suelen ser las respuestas adecuadas.

Debemos guiarnos por el concepto. Si el concepto de mi restaurante es "el marisco más fresco", entonces lo que debemos preguntarnos es, para mis potenciales clientes qué decoración comunica "el marisco más fresco".

Si nos preguntamos ¿Qué uniforme tendrán los empleados? ¿Le pregunto a mi cuñado, qué opina sobre los uniformes? La respuesta acertada no es preguntarle al cuñado, es pedir unos uniformes que a los clientes concretos de nuestro restaurante les comunique el concepto de "el marisco más fresco".

¿Y qué chef contratamos? ¿Dónde compramos las materias primas? ¿Qué nombre le ponemos al restaurante?

Por si queda algún despistado a punto de suspender, la respuesta es, lo que construya en la mente de nuestros clientes el concepto.

Los negocios y el marketing son una guerra en la mente del consumidor. La comunicación es una de las armas más importantes en esa guerra para conquistar la mente de los clientes.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Jose Luis Durán

Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados de la Universidad de Cádiz. España.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame