Botiquín de primeros auxilios

Ninguna empresa o negocio está exenta de que, tarde o temprano, alguien de su personal sufra un accidente. Por descuido, por ignorancia, por negligencia, por estar jugando, etc. Y lo más lamentable es que en muchos negocios (más de los que usted pueda imaginar) no pueden dar ningún auxilio o tratamiento inicial a los accidentados, porque no existe un botiquín en la empresa, ni personal preparado para dar la ayuda necesaria.

No sea de los dueños, gerentes o jefes que dicen: «en esta empresa nunca, jamás, nadie; ha tenido o tendrá un accidente». Es mejor que esté preparado con un botiquín de primeros auxilios; que esté fácilmente a la mano, que no tenga llave y que contenga, además de material de curación básico, analgésicos, antiespasmódicos, pastillas para el cólico menstrual (asumo que por lo menos habrá una colaboradora que lo requiera mensualmente), gotas para subir la baja de presión, antiácidos.

En medicina existe un aforismo (sentencia breve y doctrinal que se propone como regla en alguna ciencia o arte): «El fin de la medicina no es curar, es prevenir»; esté prevenido y evite muy malos ratos y sustos en su negocio. Aprovecho para recordarle que también debe de contar, por lo menos, con un extinguidor para todo tipo de incendios.

 

Colofón de este capítulo: Más vale prevenir, que lamentar.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Reynaldo Andres Serrano Becerril

Profesor de Mercadotecnia, ventas y atención y servicio al cliente en Universidad Anáhuac 1985-2010

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame