Logotipo

Un logotipo es una imagen gráfica que servirá como identificación exclusiva de su negocio. Y al igual que al hacer un nombre del negocio, muchos empresarios no se resisten a juntar los nombres de sus seres queridos y hacer logotipos que nadie entiende (sólo ellos) y los clientes ni siquiera reparan en esos gráficos o morfotipos que resultan horrendos.

Hacer un logotipo es cosa muy seria. La monarquía europea (y de otros continentes) tiene sus propios logos desde hace siglos. Muchos reyes tenían su escudo de armas (logo) en un anillo que servía como sello y que se imprimía sobre resina caliente.

Las misivas (cartas) o mensajes eran así protegidos de que fueran abiertas por extraños. En todo el palacio el sello real (logo) era exhibido en el mobiliario, vajillas, mantelería, armas, pañuelos, mascadas, prendas de vestir, armaduras, uniformes de sus sirvientes, muros, jardines, puertas, etc.

Claro que usted no es una Reina o un Rey; claro que su negocio no es palacio y que sus productos no son diamantes o piedras preciosas. Pero no significa que su logo, entonces, debe ser como una marca de ganadería (logo también).

Le aconsejo que no se meta en vericuetos (encrucijadas) y no pretenda hacer usted mismo o que su hijo-a lo haga. Recuerde: “Zapatero a tus zapatos”.

Es mejor que lo mande diseñar a un diseñador gráfico (no a un estudiante por favor). Tampoco lo mande a hacer a un arquitecto o a un ingeniero.

 

Le digo que el alma de la mercadotecnia es un buen producto o servicio y que el alma de la publicidad, la promoción y el arte de un logo es la mercadotecnia.

Un diseñador gráfico profesional, no es alguien que se fuma un carrujo de algo raro, o que se toma algo peor, o que se inyecta algo que lo acerca a un mundo de creatividad porque está cerca de los dioses del Olimpo.

El alma de la creatividad es la información. Nadie puede crear un logo (que es para el público en general y de una manera particular para los clientes) si no se fundamenta en una información mercadológica adecuada. Un logotipo no es arte (el arte lo hace un artista para sí mismo y no para los demás).

Un logotipo es para los demás y no para que le guste, en primer lugar al diseñador gráfico. Tampoco pretenda imponer sus ideas al diseñador gráfico (entonces para qué contrata a un especialista), deje que el diseñador le presente 2 o 3 opciones bien fundamentadas en los hallazgos mercadológicos (información) que usted le debe dar.

Estos hallazgos son un documento que se llama Brief (resumen) y será tema que tocaremos, en forma especial, en un capítulo aparte.

 

Colofón de este capítulo: “El que mucho abarca, poco aprieta”.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Reynaldo Andres Serrano Becerril

Profesor de Mercadotecnia, ventas y atención y servicio al cliente en Universidad Anáhuac 1985-2010

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame