El Nombre de su Empresa o Negocio

Va de cuento: Trabajando en los laboratorios Roche tuve un jefe que aunque era muy joven (32 años) había salido de una universidad privada; se había especializado en Inglaterra y ahí había aprendido a hablar alemán perfectamente. También ahí había conocido a su esposa, que era alemana. Era una mujer guapa, aunque un tanto pedante.

Esta historia viene a colación porque el nombre de la esposa era Petra, sí, Petra. Ya podrán imaginarse que las personas que la conocían no daban crédito que tuviese un nombre de sirvienta (Petra es un nombre bonito y elegante en Europa y significa piedra, roca, pilar).

Ante esto, mi jefe y amigo le aconsejó que se cambiara el nombre a Susan y ahora sí, con este nombre todos felices (menos Petra, supongo).

Pues bien al igual que a las personas el nombre es muy importante en mercadotecnia. Ponerle nombre a un negocio o empresa no es cosa de jugar y hacer combinaciones extrañas, juntando letras de los hijos. Por ejemplo: si usted quiere poner un negocio y tiene 2 hijos (él, Rodolfo y ella, María) su negocio se podrá llamar Roma, Rodmar, Rodoma, Maro, Marod, etc. Ni se le ocurra ponerle nombre a su negocio o a sus productos haciendo semejante mamarrachada (acción ridícula, desacertada y desconcertante).

Una buena manera profesional es tomando en cuenta los siguientes puntos de su negocio o producto: Por ejemplo, a) si usted hace muebles de madera, la palabra madera es importante que forme parte del nombre. Y así podría llamarse: “De madera a mueble”.

b) El producto de mayor venta o con más oportunidad de venta por ejemplo, si las mesas de madera son el producto más vendido, podría llamarse: "La mesa puesta".

c) Nombre de la colonia, calle, población o municipio en que está el negocio. Por ejemplo, si su negocio está en Bassoco, su negocio podría llamarse: "Productos de madera Bassoco".

No tenga miedo de nombrar a su negocio de una manera más formal, aunque sólo sea una pequeña tiendita en la esquina. En este caso su negocio podría llamarse "Mini súper El Ahorro".

Tal vez al terminar el párrafo de arriba, se puso a reír y a decir en sus adentros: “No cabe duda, este profesor anda mal; sólo a él se le ocurre que le voy a poner un nombre que no corresponde a la realidad de mi negocio”. Y tendría razón de pensar así, sólo que ahora le digo la segunda parte para que el nombre empate con su negocio y viceversa.

Así como la mujer alemana, de la historia que se cuenta al inicio de este capítulo. Petra, en la ciudad de México, es un nombre propio de fámulas (sirvientas).

Existe una cadena reparadoras de electrodomésticos en la ciudad de México cuyo slogan es: “Si Petra lo descompone, reparadora de electrodomésticos se la compone”.

Por ejemplo, la tiendita nombrada Mini súper El Ahorro, no le viene bien este nombre a casi ninguna miscelánea tradicional y menos en este pueblo mágico. Porque está diseñada según le parece al dueño o copiando a una o varias tienditas que le rodean, y “es pan con lo mismo”; todas son iguales. Un cuarto pequeño, oscuro y con varias repisas de madera en las que se apeñuscan (apretadamente) los productos a vender.

La misma jeta, la misma desorganización, la misma falta de productos, el mismo polvo, la misma basura en el piso, la misma mugre en el mostrador, la misma oscuridad (ponen un famélico (hambriento) foco en la tarde y noche); la misma falta de un horario (abren y cierran según les venga en gana). La misma descortesía y la misma prepotencia (tal parece que el cliente les es una molestia).

Por lo tanto si su idea de que el mentado nombre de mini súper el ahorro no es para un clásico tendejón (tienda pequeña), entonces puede morirse de risa.

Pero la mercadotecnia hace milagros a quien le aprende sus secretos y le hace caso; y la estrategia es utilizando tácticas de imagen, de productos y de servicio.

Ahora, el concepto de tienda es poner a la mano del cliente la mercancía o productos que usted vende y dejar que se sirva a sus anchas. “Santo que no es visto, no es venerado”. Para tal fin, ponga muebles de madera o de metal que contengan, en ambos lados y por secciones, los productos que usted vende en su mini súper.

Para cobrar, basta con que tenga un pequeño mueble, con una silla y con un cajón. ¡Listo! Ilumine bien su tiendita (ponga varios focos ahorra luz de 10 wats). Por ejemplo, si pone 8 focos de 10 wats (bien distribuidos en el interior del negocio), el consumo total, por hora será de 80 wats, lo que equivale en dinero a $0.85 el Kilowatt / hora. Un kilowatt equivale a 1,000 wats.

Un kilowatt / hora cuesta, actualmente, ¡ochenta y cinco centavos!, por lo que 80 wats le costarán 7 centavos por hora. En caso que los tuviese prendidos desde la 07:00 am a las 21:00 pm serían 14 horas y esas 14 horas le costarían $0.98 centavos diarios.

Cada foco ahorra luz, le costará unos $30.00 pesos y su duración es de 20,000 horas (1,428 días = 4 años). Es decir, $0.02 centavos diarios por foco. ¿Sigue pensando que es muy caro mantener bien eliminado y atractiva su tienda (perdón, mini súper)?

Pinte el interior de su negocio con colores claros: paja, crema, (blanco no), hueso, beige. Pinte también los muebles de madera con colores claros que permitan que los productos que tiene en sus estantes se vean y resalten. También pinte el exterior de su negocio; que luzca, que se vea atractivo y que invite a entrar y comprar.

 

Colofón de este capítulo: "Que el nombre de su negocio o producto vaya acorde a la imagen de su negocio o producto".

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Reynaldo Andres Serrano Becerril

Profesor de Mercadotecnia, ventas y atención y servicio al cliente en Universidad Anáhuac 1985-2010

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame