Breve historia de la encuadernación

La encuadernación es el proceso que consiste en forrar o cubrir con diferentes materiales (tales como cartón, cuero, tela, madera, etc.), las hojas que componen un documento.

La encuadernación como tal cumple dos funciones básicas. Por un lado cubre la necesidad innata del ser humano de embellecer y decorar nuestros objetos y por otro lado, ofrece una protección a los documentos que queremos conservar, protegiéndolos además de golpes, manchas, pequeños accidentes que podamos sufrir y del sol, uno de los agentes que más degradan la materia.

Por lo tanto nos encontramos con que la encuadernación cubre dos necesidades, una estética y otra práctica.

Las primeras cubiertas para proteger escritos datan del año 4.000 antes de Cristo (a.C.) en la antigua Mesopotamia. En esta civilización se escribía sobre tablillas de barro y para proteger dichas tablillas se fabricaban a su vez un envoltorio también de arcilla, podríamos decir que con forma de “sobre”.

Decir que por supuesto, estas cubiertas contaban con inscripciones y dibujos que la adornaban.

Posteriormente, durante la civilización egipcia, que se desarrolló entre los años 3.050 a.C y el 31 a.C., se inventó un nuevo sistema para la escritura, el papiro. El papiro se obtenía a partir de una planta con forma de caña de dos a tres metros de altura, que nacía en abundancia en las orillas del emblemático río Nilo.

Al tratarse de un material orgánico necesitaban proteger sus documentos y no era suficiente enrollarlos o doblarlos para poder almacenarlos por eso encontramos encuadernaciones de muchas clases.

Las primeras que se encuentran en aquella época consistían en dos tablas de madera sujetas por cuerdas. También se han hallado cajas de madera, piel o marfil.

Ya en el mundo clásico, griegos y romanos utilizaban con asiduidad recipientes elaborados con arcilla para proteger sus papiros y pergaminos. Era un método económico aunque muy incómodo si se tenían que transportar los documentos que alojaban.

Así mismo, al igual que la civilización egipcia, también disponían de tablillas de madera o arcilla atadas por una cuerda (a modo de tapas de un libro actual), para proteger sus documentos.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame