El papel y la imprenta

¿Quiénes inventaron el papel?

¿Puede imaginarse la evolución cultural sin el papel o la imprenta?

¿Cómo se manifiesta la influencia de la imprenta en la civilización occidental?

 

El papel

Los primeros esfuerzos para escribir los hicieron nuestros primitivos ancestros en tablillas de arcilla, un material no accesible para todos y un poco incómodo para trabajar.

Los chinos, alrededor de 3000 a.C. hacían un material en el que se podía escribir y era duradero, pero era caro y no existía mucha disponibilidad. Lo mismo ocurría con el papiro utilizado por los egipcios en la misma época.

A inicios del siglo II, El chino Ts’ai Lun, experimentando varios materiales y diversos procesos de producción, logró un  material básicamente  igual al que usamos en la actualidad.

El proceso para fabricar papel llegó a Corea y Japón en el 600 d.C. y un poco después al mundo árabe. Después del siglo X llegó a Europa, donde se crearon variedades del material que, por creer que provenía del papiro, fue llamado “papier” (francés) y "paper" (inglés). 

Hasta el día de hoy, se han producido miles de millones de toneladas de papel y todavía sigue siendo útil, no sólo para escribir, sino para varios otros usos.

 

La imprenta

La sociedad moderna no sería lo que es sin la invención de la imprenta. Su uso tuvo un impacto determinante en la cultura occidental y, con el correr del tiempo, en la historia de la humanidad.

Los antecedentes de la invención de Johannes Gutenberg  los encontramos en China, desde alrededor del siglo II a.C. en una tecnología llamada xilografía, que originalmente consistía en el grabado de los signos en una piedra alisada, que posteriormente se cambió por madera.

Con ambos materiales, el procedimiento de impresión era esencialmente el mismo: se tallaba cada columna de escritura (recordar que el chino se escribe desde arriba hacia abajo), una vez lista, se aplicaba la tinta a mano, se colocaba encima de ella una hoja de papel  y se presionaba de manera que la escritura entintada quedara estampada en el papel.

Eventualmente la xilografía llegó a Europa. En el siglo XV Alemania y Holanda produjeron los primeros libros impresos con esta técnica con algunas variaciones, tales como utilizar una prensa manual, en lugar de presionar el papel con las manos.

El invento de Gutenberg, producido en Alemania, en 1454, fue independiente de la técnica china, porque sus experimentos con la técnica de tipos móviles habían empezado en 1418. Puede por tanto decirse que Gutenberg reinventó la imprenta o que inventó su versión occidental para idiomas que se escriben con letras.

La nueva técnica representó una gran ahorro de tiempo y esfuerzo, pues sólo se requiere tallar un número suficiente de tipos individuales con las letras del idioma correspondiente y, cada vez que se desee imprimir un nuevo texto acomodarlos en la forma apropiada.

La primera consecuencia de la aparición de la imprenta, obviamente, fue la posibilidad de producir más libros en mucho menos tiempo que cuando éstos eran escritos por laboriosos monjes que consumían sus vidas elaborando unos cuantos volúmenes.

En los siglos en que los poderosos y los monjes tenían el monopolio de lo escrito en toda Europa, los índices de alfabetización eran ínfimos. Las publicaciones se limitaban a copias de la biblia y pocas cosas más.

Una vez el copiado de libros paso a ser realizado por las imprentas, estas se regían por los temas que más se solicitaban e imprimían por encargo

A pesar de la mayor disponibilidad de libros, no se generó una inmediata difusión de ideas y conocimientos en todos los sectores sociales de la época en Europa. Todavía los libros resultaban inaccesibles para las mayorías menos favorecidas de la población. Pero en cuestión de algunos años las publicaciones empezaron a llegar a un mayor número de lectores y se incrementó la difusión de conocimientos, gracias al abaratamiento de los costes de producción y a la rapidez con que podían imprimirse muchos libros.

Vale apuntar que Gutenberg nunca pudo tener una recompensa económica por su invento. Murió en 1468 pobre, solo y olvidado de sus contemporáneos.

Sin embargo, el impacto de la imprenta en la historia de la humanidad es extraordinariamente importante. A lo largo de los años se incrementó notablemente el número de publicaciones científicas y el acceso a ellas.

Con el acceso a la literatura por parte de grandes sectores de la población, se fortaleció el desarrollo de los lenguajes que a la larga constituyen los idiomas actuales.

Con la imprenta, se creó un soporte invaluable para el avance y difusión del conocimiento, cuyas repercusiones alcanzaron la economía, la cultura y el desarrollo social que ha continuado hasta nuestros días.

No hay manera de medir la cantidad de conocimiento que se ha difundido mediante los libros producidos hasta nuestros días o las consecuencias sociales de la lectura de ellos. Se puede reflexionar, por ejemplo, sobre la influencia de la Biblia o el Corán, de los libros de Shakespeare, de Juan Jacobo Rousseau o de Carlos Marx. 

La invención de la imprenta fue  fundamental en el nacimiento y difusión de ideas contrarias a las tiranías y los absolutismos que caracterizaron la Edad Media y, por tanto fue de gran importancia en el advenimiento de la modernidad.

En pocas palabras:

El papel y la imprenta son dos inventos fundamentales en el desarrollo de la civilización. La cultura contemporánea en cada lugar del mundo es inimaginable sin ellos.

 

Ejercicios de repaso

Inicia sesión para hacer seguimiento de tus autoevaluaciones
  1. ¿Cuál era material, anterior al papel, usado para escribir por los antiguos egipcios?
  2. ¿Quién inventó la imprenta?
  3. ¿qué se difundió en mayor gradocon la invención de la imprenta?
Corregir   Ver Solución   Limpiar

 

Jose Ramón Solano

Master of Engineering Management

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame