Lesiones de espalda

La espalda se sustenta fundamentalmente en la columna vertebral, constituida por 24 vértebras (más sacro y cóccix).

Se divide en tres partes:

  • Cervical, que consta de 7 vertebras. Se denominan C1 (atlas), C2 (axis) y así hasta C7.
  • Dorsal, que consta de 12 vertebras. Desde D1 a D12.
  • Lumbar que consta de 5 vertebras. Desde L1 a L5.

Acaba en el Sacro y el Cóccix que consta de 5 y 4 huesos correspondientemente.

Conlleva una curvatura cervical llamada lordosis, una dorsal, llamada cifosis, y la lordosis lumbar.

 

Espalda

 

Su principal función es sostener el cuerpo, proteger la médula espinal (que pasa por su interior), y mantener el centro de gravedad de forma estable.

 

Los movimientos básicos de la espalda son:

  • Flexión.
  • Extensión.
  • Inclinación.
  • Rotación.

 

Dentro de la columna diferenciamos varias articulaciones, entre ellas:

  • Articulaciones ente vértebras: entre ellas existen una articulación llamada facetaria, y están unidas por ligamentos (longitudinal anterior y superior, accesorios de las articulaciones vertebrales) y cápsulas. Entre vértebra y vertebra se encuentra un tejido cartilaginoso llamado disco intervertebral. Está formado por un disco fibroso y un núcleo pulposo o gelatinoso. Su función es suministrar amortiguación a la columna.
  • Craneovertebral: une la columna cervical y cráneo (C1 atlas, C2 axis, con el atlas y huesos del cráneo). Permite movimientos de flexión y extensión, rotación y pequeña flexión lateral.
  • Sacroiliaca: incluida en el apartado referente a la pelvis.

 

Los músculos fundamentales de la espalda son:

  • Músculos anteriores encargados de la flexión: musculatura abdominal
    • Recto Anterior.
    • Oblicuo.
    • Transverso.
  • Músculos posteriores:
    • Multifidos o espinales.
    • Trapecio.
    • Dorsal ancho.
    • Cuadrado lumbar.
    • Romboides.
  • Propios del cuello:
    • Esternocleidomastoideo.
    • Esplenio.
    • Escalenos.

Lesiones más comunes en la espalda

  • Hernia: producido por movimientos forzados y repetitivos, presión desmesurada sobre las vértebras, mala técnica y movimientos inadecuados. Se produce una rotura del disco exterior fibroso que permite salir al líquido gelatinoso del núcleo pulposo que constituye los discos intervertebrales. Esto produce dolor por presión en las terminaciones nerviosas. En ocasiones puede precisar intervención quirúrgica.
  • Lumbago o lumbalgia: dícese del dolor que irradia en la porción lumbar de la espalda. Puede deberse a una protrusión de los discos, a movimientos inadecuados, cambios de terrenos o lordosis acentuada (hiperlordosis), etc. Produce contracción en la musculatura, rigidez e incapacidad de movimientos.
  • Ciatalgia o ciática: dolor producido por el pinzamiento o compresión del nervio ciático que recorre la región lumbar y la zona de los glúteos hacia la parte posterior de las extremidades inferiores. Puede deberse a una protrusión discal o al llamado síndrome del piramidal (músculo cercano a los glúteos) que es al acortamiento de dicho músculo, comprimiendo el nervio a su paso. Otra causa es permanecer mucho tiempo sentado. Todo ello conlleva pérdida o falta de flexibilidad. Por lo tanto es prioritario trabajar este aspecto para su recuperación.
  • Fractura vertebral: es una lesión muy grave que puede conllevar implicaciones neurológicas al afectar a la médula espinal. Son producidos por un trauma severo.

 

Tratamiento para estas lesiones

  • Tratamiento conservador
  1. Reposo.
  2. Hielo.
  3. Termoterapia.
  4. Antiinflamatorio y analgésico.
  • Tratamiento con profesionales como el fisioterapeuta:
  1. Osteopatía y quiropráctica.
  2. Mesoterapia.
  3. Ultrasonidos.
  4. Masajes.
  5. Crioterapia.
  6. Termoterapia.
  7. Kinesiotape.
  8. Electroestimulación.
  9. Ozono.
  • Medicamentos
  1. Antiinflamatorios, no esteroides como el ibuprofeno.
  2. Analgésicos.
  3. Infiltraciones epidurales.
  4. Relajantes musculares.
  5. Otros.
  • Cirugía
  1. Discectomía.
  • Rehabilitación y readaptación deportiva:

Es conveniente la prevención desde la educación e higiene postural:

  1. Postura sedente y erguida.
  2. Manejo de pesos.
  3. Economía de esfuerzos.
  4. Evitar ejercicios contraindicados.
  • Diferenciar la parte a rehabilitar
  1. Cervical.
  2. Dorsal.
  3. Lumbar.
  • Procurar el equilibrio entre la musculatura posterior de la columna (abdominal) y toda la posterior (músculos de la espalda).
  • Importancia de la respiración (abdominal o torácica) y la flexibilidad (sin sobrepasar el ROM)

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Pablo Valencia Castilla

Licenciado en Periodismo

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame