Activos Financieros

Los activos financieros son títulos o derechos emitidos por las UGD con el fin de obtener financiación para sus actividades. A diferencia de los activos reales, los financieros no suelen tener un soporte físico.

 

Sus características principales son liquidez, riesgo y rentabilidad.

 

Las funciones fundamentales de un activo financiero son transferir fondos y riesgos entre los agentes económicos.

 

Por ejemplo, al comprar acciones en una ampliación de capital se transfieren fondos del comprador (ahorrador) a la empresa (emisor), para que ésta pueda llevar a cabo sus inversiones. El comprador se convierte en copartícipe de los riesgos de la actividad de la empresa, disfrutando de sus ganancias (plusvalías y dividendos) o de sus pérdidas (minusvalías).

 

En cuanto a los activos financieros más conocidos se pueden señalar la moneda en metálico, depósitos a la vista, letras del Tesoro, bonos, obligaciones, pagarés de empresa, bonos de empresas y de entidades financieras, títulos hipotecarios, préstamos y créditos comerciales, etc.

 

Los activos financieros se pueden clasificar de la siguiente forma:

  • En función del emisor:
    • Activos emitidos por Administraciones Públicas.
    • Activos emitidos por el banco emisor.
    • Activos emitidos por intermediarios financieros.
    • Activos emitidos por empresas no financieras.
    • Activos emitidos por economías domésticas.
  • En función del rendimiento:
    • Activos de renta fija: son activos de deuda, cuyo rendimiento es conocido de antemano, como letras, pagarés, bonos y obligaciones.
    • Activos de renta variable: sus rendimientos dependen de los beneficios de la empresa, como las acciones.
  • En función de su negociabilidad:
    • Activos negociables: se emiten de forma estandarizada para facilitar su negociación entre una amplia gama de inversores.
    • Activos no negociables: raramente cambian de propietario antes de su maduración.
  • En función del grado de maduración:
    • Activos primarios: emiten directamente las unidades de gasto con déficit, como las empresas (acciones, bonos o pagarés) o el Estado (letras, bonos y obligaciones).
    • Activos intermediarios o indirectos: emitidos por los intermediarios financieros (cuentas corrientes, depósitos, bonos bancarios, etc.).
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame