Capítulos

Para exponer nuestro trabajo de forma ordenada y clara, lo mejor es que dividamos las diferentes partes previstas en capítulos, secciones, o como queramos llamarlas.

Supongamos que el título de nuestra primera parte responde al nombre de “Romeo, Julieta y los obstáculos”. Algunas formas de exponer este título dentro de la que será la primera parte del trabajo serían las siguientes:

 

capítulos

 

Independientemente de cómo queramos nombrar y encabezar las diferentes partes de nuestro texto, debemos recordar que, tras ellas, no debemos colocar ningún punto.

Una vez que tenemos claro cuál va a ser la forma elegida para exponer los diferentes títulos de las diversas partes de mi trabajo, lo que nos queda es pensar cuáles serán esos capítulos (partes) y cómo las nombraré.

En lo que respecta al primer punto (cuántas partes tendrá mi trabajo) es necesario que acudamos al esquema conceptual que elaboramos sobre el mismo antes de empezar a escribir.

Como expusimos al comienzo de este curso, era necesario elaborar un esquema de nuestro trabajo en el que quedaría expuesto nuestro recorrido por el mismo y cómo procederíamos a la explicación de sus diferentes partes.

Lo consecuente en este caso, es que cada parte de ese esquema se convierta en un capítulo de nuestro proyecto. Pongamos un ejemplo, teniendo en cuenta que nuestro esquema es el mismo propuesto al inicio del curso:

 

PREGUNTA: ¿Cuál es el ideal romántico que se maneja en la obra Romeo y Julieta de William Shakespeare?
flecha
Ideal romántico de la época (Contexto obra)
flecha 
Semblante de Shakespeare: postura ante ese ideal romántico
flecha
Ideal del amor de cada personaje: qué se desprende de sus acciones, sus palabras…
flecha
Lo imposible como romántico: la relación entre “imposibilidad” y “amor verdadero” (la muerte en la obra)
flecha
CONCLUSIÓN(ES): RESPUESTA A LA PREGUNTA ¿Cuál es el ideal romántico que se maneja en la obra Romeo y Julieta de William Shakespeare?

 

En este caso, nuestro trabajo se dividiría en cuatro capítulos ya que las partes que están en negrita se corresponderían con la introducción del mismo (PREGUNTA) y con las conclusiones (que se titularán bajo este mismo nombre) que no suelen constituir un capítulo del proyecto. 

Es decir, que el trabajo se divide en las partes temáticas propuestas en nuestro esquema: ideal romántico, semblante de Shakespeare, ideal del amor, y lo imposible como romántico. También tenemos la posibilidad de incluir más capítulos si a lo largo del trabajo lo consideramos oportuno o si los planteamientos temáticos de nuestro esquema eran demasiados generales.

Por ejemplo, en el cuarto capítulo habíamos pensado en “lo imposible como romántico” y ahí habíamos incluido una relación entre “imposibilidad” y “amor verdadero”. Ambas partes podrían partirse en capítulos distintos.

Más sobre capítulos en la próxima lección.

Mar Gallego Espejito

Licenciada en Periodismo | Máster en Género, Identidad y Ciudadanía

Contenidos que te pueden interesar
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 400px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame