Títulos de las partes del texto

En la lección anterior hemos visto una forma fácil de dividir nuestro texto en diferentes partes o capítulos. Cada una de estas partes debe implicar un paso más en el avance y la explicación de nuestras teorías y debe cubrir, por tanto, alguna de las temáticas propuestas para poder llegar a las conclusiones oportunas.

En lo referente a cómo titular los diferentes capítulos (partes), debemos aplicar las mismas sugerencias con las que contábamos en la lección sobre el título del trabajo.

A saber, que nuestro título capte la atención, que incite a la lectura, que contenga las palabras claves del análisis que vamos a desarrollar en el mismo, que sea breve y conciso, etc. Las herramientas, en estos casos, son las mismas que para la creación del título del proyecto.

En lo que a los trabajos que aquí estamos tratando respecta, los títulos además de llamar la atención deben destacar lo más novedoso de nuestro apartado destacando así lo que hace que nuestro proyecto sea de interés. En otras palabras, aquello que “hemos descubierto” en el apartado desarrollado: aquello que hemos concluido en esa parte fruto de nuestras reflexiones.

En definitiva, esta es la novedad de nuestro texto y es lo que el público lector considera que aporta y suma a sus conocimientos. Por ello y como ejemplo, si lo primero que voy a desarrollar va a ser el concepto de ideal romántico de la época y si he concluido en mis análisis que este ideal está relacionado directamente con la necesidad de superar un obstáculo, será este punto el que destaque en el título de mi primer capítulo.  Es decir, aquello que he concluido. Así, este podría ser:

títulos de las partes del texto

 

Como podemos ver en el título propuesto, estoy  lanzando ya una de las conclusiones (de la novedad que aportamos) en nuestro título de una manera atractiva, breve y concisa.

Ese atractivo puede deberse, por ejemplo, a la utilización de frases ya hechas como la expresión “condicio sine qua non” que nos ayuda a que se capte la idea de una forma rápida al ser expresiones que se manejan fácilmente en el imaginario común y que, al ser frases sonadas, hace que el público lector entre de una forma fácil en el texto.

Esta es una de las estrategias que podemos usar (expresiones comunes para introducirnos en cuestiones concretas propuestas en nuestro trabajo) para llegar al mayor número de personas y que ya apuntábamos en lo referente al título general de nuestro proyecto.

Mar Gallego Espejito

Licenciada en Periodismo | Máster en Género, Identidad y Ciudadanía

Contenidos que te pueden interesar
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 400px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame