Temperamento bilioso o colérico

Temperamento bilioso  

Los individuos con temperamento bilioso predominan la razón, son racionales, lógicos, objetivos, activos, analíticos. No se dejan gobernar por las emociones,  y si tiene fantasías las controla. Son personas muy precisas.

En el trabajo o en su profesión, son tenaces, exigentes, eficaces, planificador, aunque a veces puede ser duro con los demás. Es apto para ser ejecutivo o director.

En las relaciones personales en las que frecuenta, trabajo amigos, lo social, se muestra cauteloso, prudente. No le agradan las escenas, ni lo insensato y extravagante. Tiende a ser cortés y tiene un buen nivel de educación. Es activo pero no impulsivo. Y suele preferir las personas lógicas e inteligentes.

En la pareja, le cuesta abrirse y parece frío en un inicio, pero en realidad tiene  sentimientos muy nobles y profundos. No le interesan las relaciones superficiales, por el contrario prefiere las duraderas y estables.

 

Enfoque grafológico

La escritura de un temperamento bilioso es simplificada, sin bucles ni adornos superfluos e innecesarios, tiende a ser sobria, pequeña a mediana pero precisa,  equilibrada, manteniendo una constancia, a veces suelen surgir algunos ángulos que indicará habilidades para mandar, aunque también habrán trazos curvos, predomina la zona alta de la escritura donde se ve esta característica en puntos de las i, acentuación y barra de la t y también el margen superior, lo que indica que es respetuoso. Tiende a no haber márgenes izquierdos, lo que indica que es introvertido. Esta letra es moderadamente abierta, con tendencia a ser vertical y con  dirección horizontal o levemente ascendente.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame