Consecuencias personales

Aunque parezca exagerado, los efectos psicológicos del acoso laboral son muy serios y presentan los mismo síntomas que el trastorno por estrés postraumático.

  • Deterioro de la autoestima: la víctima duda de sus capacidades profesionales y personales 
  • Autoculpabilización: la persona piensa que tiene parte de culpa por haber cometido errores en la manera de afrontarlo o por haber compartido información que le comprometía personalmente
  • Trastornos psicológicos: ansiedad, falta de concentración, hipervigilancia, irritabilidad, depresión, cambios de personalidad
  • Indecisión y pérdida de confianza en uno mismo
  • Somatización de la ansiedad en síntomas físicos
  • Recuerdos y sueños recurrentes de las situaciones vividas, incluso varios años después
  • Sensaciones de malestar intenso al vivir situaciones parecidas: tener una entrevista, conseguir un nuevo empleo, los primeros días en el nuevo trabajo 
  • Evitación activa de esos recuerdos: lo que dificulta su vuelta al mundo laboral
  • Pérdida de interés en actividades cotidianas o de ocio, con la consiguiente disminución de la vida social y afectiva
  • Pesimismo, miedo al futuro
  • Sentimiento de fracaso, impotencia, frustración

Cuanto más se prolongue la situación de acoso más duraderos y graves serán los síntomas. Podemos encontrarnos con personas que llegan a sufrir cuadros depresivos graves, trastornos paranoides o que incluso intentan (e incluso) consiguen suicidarse

Fernando Sanz Delgado

Licenciado en Psicología. Máster en Prevención de Riesgos Laborales

Contenidos que te pueden interesar
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 400px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame