Consecuencias personales

Aunque parezca exagerado, los efectos psicológicos del acoso laboral son muy serios y presentan los mismo síntomas que el trastorno por estrés postraumático.

  • Deterioro de la autoestima: la víctima duda de sus capacidades profesionales y personales 
  • Autoculpabilización: la persona piensa que tiene parte de culpa por haber cometido errores en la manera de afrontarlo o por haber compartido información que le comprometía personalmente
  • Trastornos psicológicos: ansiedad, falta de concentración, hipervigilancia, irritabilidad, depresión, cambios de personalidad
  • Indecisión y pérdida de confianza en uno mismo
  • Somatización de la ansiedad en síntomas físicos
  • Recuerdos y sueños recurrentes de las situaciones vividas, incluso varios años después
  • Sensaciones de malestar intenso al vivir situaciones parecidas: tener una entrevista, conseguir un nuevo empleo, los primeros días en el nuevo trabajo 
  • Evitación activa de esos recuerdos: lo que dificulta su vuelta al mundo laboral
  • Pérdida de interés en actividades cotidianas o de ocio, con la consiguiente disminución de la vida social y afectiva
  • Pesimismo, miedo al futuro
  • Sentimiento de fracaso, impotencia, frustración

Cuanto más se prolongue la situación de acoso más duraderos y graves serán los síntomas. Podemos encontrarnos con personas que llegan a sufrir cuadros depresivos graves, trastornos paranoides o que incluso intentan (e incluso) consiguen suicidarse

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Fernando Sanz Delgado

Licenciado en Psicología. Máster en Prevención de Riesgos Laborales

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame