El cambio como norma

La mayor parte de lo que nuestros bisabuelos enseñaron a sus hijos tenía validez durante toda su vida. En general, vivían en un estado estable o, como mínimo, la estabilidad era la norma aceptada, aún cuando eso estuviera empezando a cambiar ya. La mayoría de nosotros crecimos con esa mentalidad de estabilidad, pero ahora debemos adaptarnos a condiciones que parecen cualquier cosa menos constantes. Nuestros nietos crecerán con el cambio como norma, por lo que sólo tendrán que adaptarse a las distintas velocidades de ese cambio.

cambio

 

La nuestra es la generación que tiene dificultades para ajustarse al hecho de que el cambio es ahora la norma, porque nos criamos con la ilusión de la estabilidad. Cuando tanto de lo que sabemos y amamos está cambiando, la aceptación plena de la responsabilidad personal se convierte en una necesidad física y psicológica para la supervivencia.

Una vez más, en esos cambios y procesos de adaptación el coaching tiene un papel fundamental. Son muchas las personas que les cuesta experimentar cambios, y para ello requieren la atención de un profesional del coaching.

Un buen coach sabrá guiar a esas personas gracias a su introspección. Mirar hacia el futuro y creer en él siempre será primordial con los objetivos presentes para que cualquier persona pueda adaptarse y ser feliz con todo lo que acontezca en su vida.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame