Fomentar la conciencia

El primer elemento clave del coaching es la conciencia, que es producto de la atención, de la concentración y de la claridad. Conciencia significa ser consciente, no ignorante, tener conocimiento. Con más detalle, conciencia implica adquirir un conocimiento de algo a través de la reflexión, de la observación o de la interpretación de lo que uno ve o siente.

Al igual que sucede con los sentidos de la vista o del oído, que pueden ser buenos o insuficientes, hay infinitos niveles de conciencia. A diferencia de la vista o del oído, lo habitual es que nuestra conciencia cotidiana sea bastante deficiente. Lentes y audífonos pueden llevar la vista y el oído más allá de lo normal.

Del mismo modo, centrar la atención y practicar puede mejorar o elevar considerablemente nuestro grado de conciencia. Una mayor conciencia permite percibir con mayor claridad, igual que una lupa.

conciencia

 

La conciencia incluye ver y oír en el lugar de trabajo, pero es mucho más que eso. Se trata de reunir y de percibir con claridad los hechos relevantes y la información pertinente, y de poder determinar qué es en realidad, importante. Esta capacidad requiere entender los sistemas, la dinámica de las relaciones entre las personas y las cosas, y también saber algo de psicología.

La alternativa de fomentar la conciencia mediante el coaching pone de manifiesto y enfatiza los atributos únicos del cuerpo y de la mente de cada persona, al tiempo que desarrolla la capacidad y la confianza necesarias para mejorar sin las órdenes de un tercero. Fomenta la independencia, la seguridad en uno mismo, la confianza y la responsabilidad personal.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame