La voluntad en el proceso de coaching

La voluntad es requisito fundamental en el proceso de coaching. El coach hace que el coachee desarrolle y refuerce por sí mismo su voluntad.

La voluntad puede fortalecerse si se entrena, y si de deja de entrenar se debilita, por tanto, cada situación en la que sea necesario un esfuerzo de voluntad es una oportunidad para trabajarla y mantenerla, y esto se consigue con esfuerzo, dedicación y perseverancia.

Para alcanzar un objetivo es necesaria una voluntad distinta según la fase del proceso, porque en cada momento se requiere una voluntad diferente y el papel del coach también es distinto:

  • Voluntad inicial: tener voluntad cuando se empieza algo, romper con la inercia y la rutina. Ponerse en marcha hacia nuestro objetivo tomando consciencia de lo que queremos. Esta voluntad inicial se refuerza con la ayuda del coach, que ayuda a que el coachee decida si quiere actuar de forma proactiva en la toma de sus decisiones o si quiere dejar la responsabilidad en una tercera persona.
  • Voluntad perseverante: cuando se quiere mantener para lograr el objetivo. Se necesita constancia, empeño y firmeza para conseguir el objetivo y la voluntad se va fortaleciendo a medida que se repite el esfuerzo para conseguirlo. El coach ayuda a fortalecer esta voluntad solo con su presencia o con el seguimiento de los planes de acción en el proceso de coaching.
  • Voluntad para superar inconvenientes: en el camino pueden surgir inconvenientes y obstáculos que dificulten el avance y la consecución de nuestro objetivo. Es difícil seguir cuando nos encontramos con este problema y a veces tiramos la toalla. El coach ayuda a que estemos más motivados porque hace que veamos los objetivos de forma más clara.
  • Voluntad para superar frustraciones: gracias al coach, el coachee elige cómo hacer frente a las circunstancias y puede desarrollar las ganas de superación y reforzar su resiliencia.
  • Voluntad para terminar bien la tarea: terminar lo que se empezó. La voluntad de logro requiere constancia y trabajo continuo. El papel del coach consiste en aportar exigencia, eficacia y eficiencia para que el coachee reconozca sus criterios de acción y la utilidad que tienen.
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Gema Bienvenido Hermida

Máster en dirección de recursos humanos y Licenciada en administración y dirección de empresas

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame