Octavo argumento que la gente utiliza para no realizarse: Yo siempre me equivoco

“Yo Siempre me Equivoco”

 

Hay personas que parecen almas en pena, escucharlas hablar resulta ser un suplicio pues vencen a cierta altura incluso, la nobleza de los más buenos, ante las quejas y quejas que no dejan de decir. Estos individuos convierten en un martirio ambulante su propia vida. “Lamentarse por los Errores No los Soluciona

 

Esta es otra muestra clara del desconocimiento propio. Todos los seres humanos tenemos grandes cualidades, dones y talentos que podrían llevar a un individuo a poner su nombre en la historia de la humanidad. Que lo diga el Dr. Manuel Elkin Patarroyo, un ser humano común y corriente como usted o como yo. ¿Qué lo diferencia a él de nosotros? Nada, somos iguales con dones y talentos que están allí para nuestro servicio. La diferencia estriba en que el Dr. Patarroyo no se amilanó por los fallos que ha tenido, ha seguido su camino hasta lograr eso que se propuso.

 

supAlgunos dicen que el Señor Thomas Alba Edinson realizó 5003 intentos antes de ver funcionar la bombilla eléctrica. Otros dicen que hizo más de diez mil. Imagínese la fe y la seguridad del Sr. Edinson que no se amilanó frente a tantas situaciones que la gente llamaría errores. Cuando le preguntaron a él cuál era el secreto del éxito, dijo, “1% de talento y 99% de mucha transpiración”, en otras palabras, mucho, mucho trabajo.

 

Michael Jordan dijo en una oportunidad que había lanzado el balón al aro más de nueve mil veces y que había fallado, y aun así “tuve mucho éxito”, dijo. No me imagino a Jordan quejándose porque el balón no entraba cuando lanzaba. Insistía e insistía.

 

A Iván “El Bombardero” Valenciano como se le llamaba en sus épocas de futbolista cuando le preguntaron cuál era su secreto para ser el goleador que era, respondió: “Cuando veo el arco en frente, pateo el balón hacia allá”. Tuve la oportunidad de ver jugar un par de veces a Valenciano cuando pertenecía al atlético JUNIOR de Barranquilla. Sí es cierto eso que dijo. Cada vez que tenía oportunidad, pateaba al arco desde donde estuviera. ¿Acaso cada vez que chutaba el balón hacía gol? ¡NO! Se equivocaba a diario. La gente lo burlaba, le decían cosas, pero igual él persistía en su empeño. Las veces que lo vi, anotó.

 

El éxito de Carlos Vives no es casualidad. Tuvo que tocar muchas puertas insistiendo en que escucharan su música. Muchas puertas le cerraron. Le fue muy regular con su proyecto de ser un cantante de baladas pop. Muchas veces tuvo que tocar en bares, incluso hasta regalando su trabajo, pero logró su propósito, ser cantante.

 

No me imagino a Vives saliendo de donde le negaban la posibilidad de escucharlo cantar diciéndose, “No sirvo para la Música”, “canto mal”. Asumo que como todos tendría momentos de vacilación, de dudas, momentos donde sentiría que las fuerzas le abandonaban, pero subordinó como ya dije, su desaliento a la fuerza de su propósito y lo consiguió. Hoy es un hombre exitoso.

 

Le pregunto, ¿a cuántos intentos se rinde usted?

supDeje de lamentarse. Si lo que quiere es que le tengan lástima, con esa actitud es lo que va a lograr en un principio, pero a la larga lo único que va a conseguir es desprecio. Las personas normalmente se solidarizan pero si el individuo permanece en la actitud de “pobrecito yo”, lo van a mantener al margen.

 

Estamos muy ocupados viviendo nuestras vidas como para tener que cargar con el peso de las personas que viven en una queja constipada. Si usted padece de este mal crónico notará “con dolor” que la gente se le corre, se le apartan, lo que aumentará su pena. Aparte de que se equivoca a diario, lo dejan solo. ¡¡¡!!!.

 

Deje de estarle encimando la responsabilidad de su vida a otras personas. Ellos bastante tienen con la suya. Asuma desde ya el hecho de que usted es responsable absoluto de su existencia, y si quiere algo de ella, se hace necesario que haga algo al respecto.

 

Insisto, nadie va a hacer por usted, lo que usted tiene que hacer. Equivocarse es normal. Su equivocación se convierte en fracaso cuando abandona, cuando se rinde, cuando deja de intentarlo. Un amigo mío dejó de hacer un curso de inglés a un mes de haber iniciado porque no había aprendido ese idioma. “Ese curso no sirve” me dijo. Allí fracaso porque abandonó.

 

Un nuevo idioma no se aprende en un mes.

 

Las equivocaciones son un instrumento de información que le dice que por allí no es, pruebe por otro camino. Debe intentar una y otra vez, una y otra vez y volver a intentar hasta lograrlo. En mi correo electrónico firmaba con unas de mis frases favoritas “insistir, persistir más nunca desistir”

 

El pasado no nos puede condicionar, ni una serie de actos fallidos, Ni los amigos, ni la sociedad. Tienen un alto poder de influencia pero para nada pueden condicionarnos. Somos nosotros quienes nos condicionamos a nosotros mismos por el estilo de vida que decidimos vivir. Buenas elecciones, buena vida.

 

Si usted logra ver claramente esta idea, notará de repente que es responsable de usted mismo y en tal sentido, ya no hay excusa que valga.

 

supHay personas que se terminan volviendo como dice DESIDERATA “un fastidio para el Espíritu”. Si no son víctimas – pobrecito yo, pobre de mí – se quejan echándole la culpa a alguien, o a algo de su pobre situación. Tienen mal aliento espiritual y corren a cualquiera de su presencia. Fastidia ese mal olor.

 

Cada vez que se sorprenda con su fraseología especial de víctima inmediatamente caye esa voz, apelando a uno de sus dones, la creatividad y de inmediato pregúntese, “¿Qué puedo hacer YO, para mejorar esta situación?” y láncese a hacer eso que pensó como respuesta.

 

Si quiere llorar, llore. ¡Pero Llore Caminando!

 

Y cuando se sorprenda criticando a otros espero que el comentario que a continuación haré le haga reflexionar respecto a esa actitud. Cada vez que una persona critica destructivamente a otros, en cierta forma está hablando de sus propios defectos o manifestando a viva voz lo que no tiene, lo que le hace falta. Cuando alguien critica a una persona cuando canta, lo hace o porque sabe que no canta bien, o porque sabe que no tiene el talento de quien critica.

 

No podemos pretender ser todo en todo, pero sí podemos ser muy buenos en eso que logramos manejar con facilidad y perfeccionar esas habilidades con nuestro trabajo.

 

Mientras usted se culpa, se detiene perdiendo valiosos minutos de su tiempo, mientras que hay otros haciendo su propia historia, están construyendo su propia autobiografía, están escribiéndola como quieren a través de sus actos, consecuencia de las decisiones tomadas.

 

Ya tendrá tiempo de llorar (cuando se muera) mientras tanto continúe su camino.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame