¬ŅQu√© hacer cuando se es reh√©n? - II

Aquí caben las siguientes recomendaciones (Adaptadas de P. Martí):

 

  1. Responda únicamente con la palabra “Si” o “No”. La pregunta del negociador estará formulada en forma tal, que estos dos adverbios son suficientes.

 

  1. Si los rehenadores (secuestradores - delincuentes) están escuchando la conversación, intercale una frase totalmente fuera de contexto, como por ejemplo, “hace mucho calor”.  

 

  1. Si lo obligan a dar respuesta falsas o que traten de confundir al negociador, haga un comentario inocente, por ejemplo, pregunte como está su hermana cuando en realidad usted sólo tiene un hermano varón.

 

  1. Si ha pensado en escapar para lograr la libertad, piense que es una acción de alto riesgo, que usted seguramente no está en condiciones de evaluar. Un intento de fuga puede provocar reacciones violentas, no solamente contra l que lo intenta, sino con el resto de los secuestrados.

 

  1. La experiencia nos dice que la fuga de rehenes ha sido por descuido de los delincuentes, en caso de un rehén solo o porque no fue detectado, permaneció oculto y tuvo una puerta de escape que conocía.

 

Liberación de rehenes

 

Ø      Puede y debiera ser el caso de una negociación exitosa, pero no espere que saldrá por la puerta y se irá a su casa. Será escoltado por policías debidamente identificados y será objeto de un análisis médico, incluso cuando no presente lesiones.

 

Ø      Es común que los delincuentes, incluso se hagan pasar por rehenes.

Ø      Además las declaraciones de las victimas en sede judicial serán de relevante importancia para esclarecer el hecho y la participación que tuvieron los autores.

 

Ø      Cuando la liberación es el resultado de un pago, esta normalmente no es inmediata y puede producirse varios días después.

 

Ø      Generalmente se efectúa en una zona despoblada, y de noche con la advertencia que debe esperarse un tiempo hasta iniciar el retorno. Siempre preséntese a la autoridad policial más próxima y espere que lo trasladen as u domicilio.

 

Ø      Cuando esté liberado, puede sentir nauseas, mareos, relajación de esfínter, sudación, además, si el tiempo que ha estado retenido ha sido prolongado su ropa estará sucia, barba de varios días, falta de higiene.

 

Es conveniente no presentarse a sus seres queridos en esas condiciones. Concurra a la casa de un pariente y preséntese de la mejor manera posible. Consulte a un psicólogo o médico a fin de lograr una rápida recuperación..

Contenidos que te pueden interesar
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 400px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame