Principio 1: Dios

En la vida, cuando nos enfrentamos a situaciones difíciles, y no encontramos respuesta alguna con respecto a lo que pasa, es común preguntarnos: ¿Porqué a mí?, ¿Qué he hecho para merecer esto?, ¿Porqué DIOS, me ha olvidado?. No queda la menor duda DIOS, no se olvida de nosotros, lo que sucede es que nos ha dado la facilidad de razonar y decidir por si solos lo que queremos hacer, DIOS nos enseña a través de los errores que cometemos, grandes lecciones, es la manera que Él tiene de hablarnos.

 

Hablar de DIOS, como principio fundamental, para alcanzar el éxito es difícil en el sentido de que no existe una sola forma de pensar, en definitiva DIOS, no es una religión específica, ni mucho menos una creencia vaga e infructuosa, DIOS, es el principio y el fin de todas las cosas, es el ser supremo que gobierna el mundo, es el querer y el deber ser, es la oportunidad de amar al prójimo como a ti mismo, DIOS, es la prueba más grande de amor que el mundo haya recibido, pues entregó a su hijo único para ser crucificado, en virtud de salvar a la humanidad del pecado.

 

DIOS, es tan importante en nuestras vidas, que hasta ahora en este apartado lo he mencionado nueve veces y estoy seguro, que ningún experto en redacción me lo reclamaría.

 

Es importante recordar que tenemos muchas razones para incluir a DIOS en nuestros planes, deja que Él guíe tu vida. No le pidas que crea en ti, por que el ya lo hace, el que debe creer eres tú.

 

Cuando era pequeño, hacía muchas preguntas relacionadas con las cosas que me resultaban difíciles de entender. En una ocasión le pregunté a mi mamá que ¿Cómo podía comprobar si DIOS existía? Nunca olvidaré la respuesta; ella dijo: “Presiona con las manos tú nariz y tú boca por unos cuantos segundos, si no pasa nada, DIOS no existe, si sientes que te ahogas y no puedes respirar, entonces pídele perdón por haber dudado, por que gracias a Él tienes vida”. Desde ese día cuando escucho a algún niño hacer la misma pregunta, retomo las palabras de mamá y coincido con la reflexión del infante. DIOS existe.

 

Si de alguna forma has comprobado la existencia del CREADOR, te pido que en cualquier circunstancia a la que te expongas pregúntate ¿Quiero? o ¿Debo? Imagina que en el momento de la creación el gran ARQUITECTO, se hizo estas preguntas; entonces crees que DIOS, nos creó por que debía hacerlo o por que Él quería; la respuesta está dentro de cada persona. Por hoy solo puedo decir que el deber “es estar obligado a. . . “, más el querer nace del corazón y la buena voluntad.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame