La disculpa

Ante la locución de un mensaje público cabe la posibilidad de cometer un error. Del mismo modo un debate con más participantes puede dar lugar a que el orador ofenda a otro miembro o incluso a un sector del público con alguno de sus mensajes.

Ante esto es importante: reconocer el error y pedir disculpas. Esta tarea, fácil a simple vista, puede en ocasiones ser costosa, sin embargo resulta mucho más positivo y más valorado por los demás asumir la responsabilidad de las palabras y reconocer públicamente el error. Dicha disculpa genera mayor credibilidad del orador y empatía con el público como señal de humildad y autocrítica del emisor.

La disculpa

 

Es importante que el orador acepte con naturalidad el ejercicio de su disculpa sin que ello le haga sentir inferior o rompa la armonía de su discurso. Tras realizarla, el locutor debe continuar con su mensaje de forma tranquila y armónica, y con la misma energía y actitud positiva previa al error cometido.

 

Indicaciones para realizar una disculpa adecuada:

  1. Habla en primera persona asumiendo el error.
  2. Sé directo, evita dar rodeos.
  3. Explica lo ocurrido pero evita dar excusas.
  4. Lamenta lo ocurrido.
  5. Controla no excederte en el tiempo.
  6. Termina corrigiendo tu actitud futura. Emplea para ello frases del tipo: “No volverá a ocurrir”, “Pondré de mi parte para que no vuelva a suceder”.

Realizar de forma natural la disculpa definirá al orador como un gran profesional que asume sus errores y que no evita empatizar con el público y demás miembros del discurso.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

María Bengoa Puente

Periodista freelance- Redactora- Locutora- Community Manager y Social Media Manager

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame