Duración

En la exposición de un discurso es fundamental controlar el tiempo del que disponemos para dicha exposición. Excederse en el tiempo y no poder terminar el discurso no sólo perjudicaría nuestro mensaje sino la forma de emisión del mismo acelerando nuestra emisión e incluso saltándonos ejemplos o apoyos visuales que complementan el mensaje.

Del mismo modo, terminar antes de tiempo el mensaje puede dar lugar a equívocos o incluso a sensación de poco contenido o poca calidad del mismo.

Duración del discurso

 

Lo correcto es mantener un ritmo natural que permita al público no perderse ni aburrirse con el mensaje y que permita al locutor exponer correctamente el discurso empleando para ello el material de apoyo necesario, ejemplos, atendiendo intervenciones e incluso tener posibles imprevistos.

 

Para lograr una correcta duración de nuestro discurso es fundamental tener en cuenta los siguientes pasos:

  1. Informarnos previamente y en primer lugar del tiempo de exposición del que disponemos.
  2. Calcular en función de dicha duración:Cuánto tiempo se dedicará al contenido del mensaje y cuánto tiempo se dedicará al apoyo visual.
  3. Dejar unos minutos de pérdida en dicho cálculo ante algún imprevisto.
  4. Dejar tiempo aproximado para ruegos y preguntas finales.

Estos cuatro pasos deben ser ensayados previamente a ser posible, para hacer un cálculo lo más aproximado posible al tiempo real que nos llevará la exposición del mensaje, y hacer tras dicho cálculo las modificaciones necesarias para no excedernos ni acortar en exceso nuestro mensaje.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

María Bengoa Puente

Periodista freelance- Redactora- Locutora- Community Manager y Social Media Manager

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame