Dar esperanzas

esperanzas

 

Nunca se da tanto como cuando se dan esperanzas. 

 

Debemos ser seres de paz y transmitir tranquilidad siempre y sobre todo cuando alguien viene a nosotros en busca de una palabra de aliento, de esperanza.

 

Dar esperanzas es una de las cosas más sencillas y buenas que podemos hacer, si impulsamos a otro ser es posible que nuestras palabras sean las que le animen a seguir adelante. 

 

Si alguien viene a ti, recuerda, que nunca se vaya con las manos vacías; la vida nos permite en este momento ser un medio de paz. Permítete ser esa palabra de esperanza, abre tu corazón y deja que a través de tu consejo o de tu abrazo encuentre la paz y la serenidad que necesita. 

 

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame