Introducción

1.1 Concepto

La oratoria es el conjunto de principios y técnicas que permiten expresarnos, principalmente de manera oral, con claridad, facilidad y sin temores, ante un público numeroso y variado, con la intención de transmitir un mensaje. Según la Real Academia Española: “la oratoria es la habilidad de hablar con elocuencia, es decir, de deleitar, convencer y conmover por medio de la palabra”. Por lo tanto, la oratoria se puede definir como el arte de hablar con elocuencia. La oratoria también es un género literario formado por el discurso, la disertación, el sermón, el panegírico, entre varias. Este segundo sentido más amplio se aplica a todos los procesos literarios que están planteados con la intención persuasiva, tales como la conferencia, las charlas o las exposiciones. Esta finalidad de persuadir al receptor es la que diferencia la oratoria de otros procesos comunicativos orales. Asimismo la finalidad de la didáctica es enseñar y la de la poética deleitar, lo que procura la oratoria es convencer de algo. La persuasión consiste en que con las razones que uno expresa oralmente se induce, mueve u obliga a otro a creer o hacer una cosa. Pero no es su única finalidad, pues la intención de la oratoria pública puede ser desde transmitir información a motivar a la gente para que actúe, o relatar una historia. Los buenos oradores deben ser capaces de modificar las emociones de sus espectadores y no sólo informarlos. La oratoria puede ser una herramienta eficaz utilizada para propósitos tales como la información, la persuasión, la motivación, influencia, traducción o simple entretenimiento. Es uno de los elementos básicos en la unión de criterios, y la comprensión y el estímulo de multitudes. La facultad de la oratoria es intrínseca, es decir, está inmersa en cada ser humano, aflorarlo y desarrollarlo es una de las metas de las personas que buscan bienestar. Este bienestar no debe entenderse como un bienestar propio y egoísta, si no como la búsqueda de un real bienestar colectivo y mancomunado, velando por los intereses de los valores trascendentes de una sociedad y no sólo aquéllos que constituyen valores suntuosos y superfluos de bienes materiales. La oratoria, bien encaminada por parte del poseedor, se beneficiará de grandes satisfacciones para su realización. En la edad contemporánea se ha dado mayor soltura al aprendizaje de la oratoria, ejemplo de ello lo tenemos en numerosos cursos, seminarios y coloquios en los que nos invitan al aprendizaje de esta materia. Este factor de soltura, y de nuevas habilidades, otorgan mayor desarrollo al ser humano.

 

1.2 Clases de Oratoria

-Social: Denominada también oratoria sentimental, ceremonial o augural. Es la que tiene por ámbito propio, las múltiples ceremonias en las que le toca participar al ser humano en general; sean éstas en el hogar, comunidad o a nivel  institucional, académico o laboral.

-Pedagógica: Es el arte de transmitir conocimientos y cultura general a través de la palabra hablada. Denominada también didáctica o académica. Su objeto específico es enseñar, informar o transmitir conocimientos. Utilizada por los profesores, catedráticos y educadores.

-Forense: Esta tiene lugar en el ejercicio de la ciencia jurídica.  Se le conoce también como Oratoria Judicial y es utilizada en exclusiva, en el ámbito de la jurisprudencia para exponer con claridad y precisión los informes orales de jueces, fiscales y abogados.

-Política: Busca exponer o debatir todas las cuestiones relacionadas con el gobierno de la actividad pública, pero partiendo de los principios e ideas políticas que ostenta el orador. Es utilizada en épocas electorales para persuadir y convencer a los votantes.

-Religiosa: Llamada "homilía" u oratoria "sacra". Es el arte de elaborar y disertar sermones a partir de la palabra de Dios, plasmada en la Biblia u otros libros religiosos. Trata sobre asuntos de fe y religión. Usada por los predicadores, curas, pastores y misioneros.

-Militar: Está abocada al ámbito castrense (Fuerzas Armada y Fuerzas Policiales.) Tiene por objeto instruir la defensa y el amor por la patria y estimular las virtudes heroicas en los soldados. Los discursos en este tipo de oratoria son casi siempre leídos, pocas veces son espontáneos.

-Artística: El objetivo es producir placer estético. Involucra crear belleza con la voz, de modo que regocije el espíritu de los oyentes. Es usado por cantantes y artistas: teatrales, cineastas y televisivos. Asimismo lo utilizan los animadores, maestros de ceremonia y locutores radiales.

-Empresarial: Denominada "Management Speaking"; es empleada por los hombres de negocios, empresarios, gerentes, vendedores y relaciones públicas. Su esencia lo constituyen las relaciones humanas y la persuasión, para lograr el cumplimiento de los fines y objetivos corporativos.

 

1.3 Características

-Acción oratoria: No sólo consiste simplemente en hablar, puesto que el acto de hablar, la mayor parte de las veces, se produce entre un emisor (individual) y un receptor que, por lo general también es individual: es una relación entre un yo y un tú. Al contrario, la acción oratoria se realiza siempre, entre un emisor individual, un yo, y un receptor colectivo, vosotros: se trata de un nítido acto sociocolectivo. Así como un maestro tiene que conocer los modos más eficaces de educar a sus alumnos, lo que significa manejar de manera profesional métodos que tienen un carácter histórico y científico, el orador tiene que dominar técnicas que, también adquiridas en un proceso histórico, garantizan la eficacia de la palabra oratoria.

-Aspectos oratorios. Es hablar con orden, con claridad, con entusiasmo, con persuasión, con eficacia, no es un lujo sino una necesidad. Si la imagen que se quiere dar de sí mismo es la de una persona que sabe a dónde va, que tiene una actitud positiva hacia la vida, ideas dinámicas y don de gentes, el lenguaje es el principal instrumento que deberá utilizar para transmitir esa imagen a quienes le rodean. Así mismo otro aspecto importante de la oratoria es el saber hablar para ser escuchado. Lo notable es que el hecho de tener que hablar ante extraños, o en una simple reunión de trabajo, no parece ser una tarea sencilla, a la que la mayoría de las personas considere fácil. En la oratoria, el emisor es estable: normalmente el orador habla, con una cierta extensión, hasta terminar a menos que lo interrumpan, lo cual es poco común y, por lo demás incorrecto. El receptor de un discurso también se comunica, incluso mientras el orador se expresa, y lo hace de diferentes maneras. El público expresa su interés de muchas maneras mientras un orador pronuncia un discurso, siempre es posible para el orador darse cuenta de cómo se reciben sus palabras, el silencio del público es un aspecto a considerar y puede indicar, según el tipo de auditorio:

a) Un interés sostenido y reflexivo: Disociación, rechazo e incluso hostilidad. Las señales y la postura del auditorio pueden servir, también de índice acerca de la actitud de los receptores. Un público donde hay muchas personas recostadas excesivamente en sus sillas, es una mala señal. No es buen síntoma un auditorio inmóvil por completo, sin ningún movimiento, sin cambios de expresión en el rostro según se vayan exponiendo las ideas. La distribución del público en el espacio en el cual se pronuncia el discurso es esencial. Puede producirse un intercambio con el auditorio, luego de concluido el discurso, entonces el público, con sus preguntas y opiniones, deja ver su grado de interés. La intensidad de los aplausos luego de la despedida del discurso deja ver qué clase  de acogida ha tenido el mensaje; finalmente lo más importante, el auditorio siempre da una respuesta, incluso en las diferentes clases de discurso.

b) Direcciones: Es necesario, ante todo, establecer una distinción importante en el conjunto general de la oratoria.

 

Existe una diferencia entre disertación y discurso:

-Disertación: Es una comunicación oral, sobre un tema específico, que pronuncia un especialista para un auditorio formado por personas que, en algún grado, son también especialistas. En la disertación, el componente lógico es fundamental. Así, por ejemplo, una disertación típica es un ejercicio de graduación, en que el estudiante que va a graduarse expone una investigación profesional, generalmente llamada examen de tesis de licenciatura trabajo de diploma, tesis de maestría o de doctorado, ante un grupo de profesores o profesionales de este tema que el estudiante ha investigado. Es asimismo, disertación una conferencia magistral que dicta un profesor ante un grupo de colegas o de estudiantes.

-Discurso: en el idioma español puede ser denominado como arenga, alocución, alegato, panegírico, peroración,apología, filípica, inventiva, apóstrofe, prédica. Tiene características que lo diferencian claramente de la disertación. Ante todo, el discurso no lo pronuncia un especialista en una materia dada, sino un orador. Por otra parte, tiene un componente lógico muy fuerte, pero éste, en ciertas circunstancias se ve acompañado por otro: el componente estético artístico.

 

En cuanto a los estilos, pueden distinguirse tres estilos fundamentales en la oratoria de todos los tiempos.

-Estilo Ático o Humilde: Es el que se observa en un discurso que se caracteriza por una gran corrección de lenguaje, y al mismo tiempo, por una expresión muy sobria, sin grandes lujos formales, ni imágenes poéticas, ni giros, ni ironías, ni metáforas en general. Lo que le importa al orador sobre todas las cosas, es la claridad conceptual, y es por eso que evita el lujo y el adorno de su expresión.

-Estilo Rodio o Médium: Se caracteriza por la suavidad del tono, por una belleza armónica del discurso. Aquí se atiende mucho a la claridad conceptual, como en el estilo ático, pero no se evita por completo el lucimiento de la expresión: pueden aparecer moderadamente metáforas, muestras de ingenio y otros recursos.

-Estilo Asiánico o Vehemens: Es amplio, copioso, tiende a la ornamentación, a la brillantez de expresión; puede incluso ser punzante, apasionado y ardiente, tiende a conmover al auditorio, a impactarlo emocionalmente, se caracteriza por ser frondoso, imaginativo y espectacular. Se puede decir que la oratoria es una de las vías más usadas a la hora de comunicarnos entre sí los seres humanos, que la misma está regida por acciones, aspectos, direcciones y estilos, lo que lo identifica como una de las vías más organizadas en la comunicación humana.

 

1.4 Finalidad de la oratoria

Es importante precisar que la oratoria, como toda ciencia o arte, tiene una serie de propósitos que anhela alcanzar a través de su práctica efectiva. Estos propósitos que también podemos llamar fines, han sido materia de debate desde los tiempos antiguos. La divergencia de opinión suele tener sus orígenes en el tiempo y en el espacio geográfico en el que le toca desarrollarse. En esencia cuatro son los fines de la oratoria:

1. Persuadir: Implica convencer a otras personas de que nuestras opiniones e ideas son las correctas y trasladarlas a la acción de acuerdo con ellas. Involucra también la motivación para que otros realicen lo que en el fondo muchas veces no quieren hacer. Es el caso del vendedor que busca por medio de la persuasión que los clientes se sientan motivados a comprar sus productos o servicios. La persuasión se orienta a la voluntad de los receptores, por ello podemos decir que "es la actividad de convencer a nuestros semejantes para que tomen una decisión o hagan una acción determinada".

2. Enseñar: Comprende la acción de transmitir, a alumnos o discípulos, conocimientos y cultura general a través de la palabra hablada. Esta transmisión pedagógica se realiza en sesiones académicas, debates o incluso, en una conversación común. Aquí la oratoria se orienta a la inteligencia  de los receptores, su propósito es comunicar no sólo las noticias de la vida cotidiana sino va más allá; transferir conocimientos de todo tipo por medio de un emisor y/o profesor, ya sea de manera formal; en los centros de enseñanza de diferentes niveles o, ya sea de manera informal; esto es en el hogar, la calle o la comunidad.

3. Conmover: Involucra provocar por intermedio de la oratoria, determinados sentimientos, pasiones y emociones en el espíritu de las personas que escuchan nuestras palabras. El ser humano en la vida diaria llora, ríe, se asusta, se encoleriza etc. Es decir, experimenta emociones. Estas emociones también las puede crear un orador a través de sus palabras siempre y cuando éstas lleguen a la fibra interna del público oyente. Si logramos conmover a nuestro público podemos cautivarlo y comunicarle satisfactoriamente nuestros sentimientos.

4. Agradar: Agradar es crear belleza con la palabra hablada; es decir, producir en el alma ajena un sentimiento de placer con fines determinados. La oratoria como entretenimiento se orienta al campo del sentimiento. Si escuchamos a un humorista, éste hará que nos riamos y producirá una sensación agradable por su ambiente cómico, igual que si escuchamos la voz de un cantante que nos gusta. 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

María Cristina Ortiz Salvador

Licenciada en Derecho por la Universidad de Valencia. Máster en gestión jurídico-financiera de empresas

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame