El deseo

EL DESEO

www.conciencia-maghavat.com


* Este curso está dividido en secciones numeradas cuya lectura debe ser continuada y en el orden establecido.

Los deseos son el combustible del alma. Sin deseo no habría pasión por vivir, por descubrir la vida. Es lo que nos impulsa a seguir. Sin embargo, perseguimos deseos que tras cumplirlos aún quedamos con una sensación de no haber alcanzado la plena satisfacción y de inmediato volvemos a desear otro objetivo. En general, no hemos indagado en lo que realmente deseamos en la vida. Parece que nos conformamos con perseguir deseos que heredamos de nuestros padres, de nuestra sociedad, como una promesa de éxito en la vida.

Para crear la vida que soñamos es esencial clarificar nuestro deseo primordial, del cual se originan, inconscientemente y en automático, los demás deseos que usualmente perseguimos y no nos satisfacen verdaderamente. Por ejemplo, muchos hemos deseado dinero como remedio a la sensación de inseguridad y carencia, como remedio a las preocupaciones. Es decir, creemos que el dinero es la fórmula para una vida tranquila, por tanto es “tranquilidad o paz” lo que buscamos. El problema es que jamás llega el momento en que una cantidad de dinero, en este caso, es suficiente para sentirnos tranquilos y en paz. Desear no es malo ni bueno en sí mismo, la cuestión es que el deseo u objetivo que nos proponemos alcanzar no es el verdadero otorgador de la paz, tranquilidad y bienestar que estamos buscando. Por ello, necesitamos tomar consciencia completa de lo que queremos en esta vida, ese deseo puro, sin intermediaros ni condicionantes para alcanzarlo. ¿Qué es lo que más deseas en esta vida? ¿Qué busca tu corazón? ¡Exacto! Lo que todo el mundo anhela es ser feliz, sentirse conectado consigo mismo y con todo. Ése es, sin excepción, el deseo más puro del ser humano. Sin embargo, hemos aprendido que para que se cumpla han de darse ciertas condiciones: dinero, reconocimiento, pareja e hijos, una carrera profesional exitosa, etc. Esas son las condiciones que creemos nos llevan a la ansiada felicidad.

Recordemos de nuevo cómo experimentábamos la vida de pequeños. No vivíamos preocupados ni estresados, no percibíamos carencia ni miedo al futuro, en nosotros aún no estaba instalada la idea de “no puedo o no sé”, no había un mejor ni peor. Éramos felices jugando al fútbol con una piedra o un bote de plástico. No había razón para no ser feliz. Pero pronto aprendimos y aceptamos la posibilidad, y por tanto la creencia, de que sí podía haber motivos para la infelicidad y que para recuperar la felicidad perdida teníamos que buscarla fuera de nosotros mismos: a través de poseer objetos, de lograr méritos para ser reconocidos y amados por nuestros padres, maestros, amigos, parejas. Canjeamos la verdadera felicidad inherente a nosotros, que es por derecho propio y sin condición impuesta, por la promesa de una falsa felicidad llena de condiciones e imposible de alcanzar. Para este momento, el mecanismo inconsciente y pensante del Ego ya había invadido la pureza de nuestro corazón y nuestra mente.

Sólo cuando tu deseo se depure podrás tomar las decisiones correctas para ir hacia lo que deseas. La vida es la suma de pequeñas decisiones, por ello, cada paso es importante. Todas ellas, al final, apuntarán hacia ti como el creador de la vida que resulta de ellas. Por eso, ten muy presente este deseo, te ayudará en tu camino. Cada vez que te topes con situaciones como las siguientes: desear tener la razón en una discusión versus estar en paz; seguir atrapada en relaciones basadas en apego versus permitirte descubrir el verdadero amor; sostener confusión en tu cabeza versus regresar a la simplicidad de este instante, elige siempre por lo que te haga más libre.

Pasemos, ahora, al siguiente ejercicio. En relación a lo que has leído sobre el deseo más puro, contesta las siguientes preguntas siendo lo más específico y honesto posible. Cierra los ojos y conecta contigo mismo.

1.-¿Cuál es tu mayor deseo? ¿Qué es eso que anhelas en esta vida y que sobrepasaría cualquier otro deseo?

2.-¿Cuál es tu situación actual en relación a este deseo?

3.-Describe cómo te verías, cómo te sentirías, cómo te experimentarías si eso que deseas ya fuera realidad ahora.

4.-¿Qué no has hecho o qué has dejado de hacer que habiéndolo hecho te llevaría donde quieres estar?

5.-Si de las respuestas a la pregunta anterior no logra que alcances tu deseo, entonces, ¿qué harías?

6.-¿Quiénes, además de ti, crees que se beneficiarían si decidieras vivir tu deseo más elevado?

7.-¿Cómo sabrías o en qué te darías cuenta que tu vivencia de tu deseo ayuda a otras personas?

8.-¿Qué estás haciendo actualmente que te ayude a lograr lo que tu corazón busca?


Observa que todo lo que estamos explorando aquí te regresa aquí y ahora. Observa que todo lo que buscas está ya dentro de ti. Ahora es sólo cuestión de que todo ello aflore.

http://conciencia-maghavat.com/maghavat-buscando/
 

~ ~ ~ * ~ ~ ~

Los invitamos a conocer y participar en el sitio oficial de Maghavat en Facebook que está creado especialmente para ustedes. En este espacio atenderemos directamente todas sus dudas y preguntas y descubriremos juntos el mundo de la Mente-Consciente.

https://www.facebook.com/maghavat1

~ ~ ~ * ~ ~ ~

* Este curso pretende ser una mera introducción al arte del autodescubrimiento. Para un beneficio mucho mayor, se recomienda tomar el curso completo de "Maestría de la Mente" que además de recopilar más secciones y más extendidas, va acompañado del invaluable seguimiento con sesiones personalizadas por parte de Maghavat. Para mayor información dirígete a: www.conciencia-maghavat.com

#LaVozdelaConciencia

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Maghavat - Maestría de la Mente

Maestro del Ser, Orador y Conferencista.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame