Estructura de peones debilitada

Ya analizamos en la Lección 6 las formaciones de peones que surgen con el movimiento de los peones de “h” o de “g”, y en esta lección terminaremos de comentar el resto de posiciones surgidas en el enroque al mover otros peones. En el Diagrama 11 se ha movido el peón de “f”.

Diagrama 11

Aquí el debilitamiento también puede afectar la defensa por la ofensiva de peones y la diagonal abierta de a2-g8 (en el caso de las negras) o a7-g1 (en el caso de las blancas) amenazan peligrosamente al rey, ya que por esta vía se pueden movilizar la dama y alfil contrarios. También es de destacar que la casilla “e3” o “e6” se encuentra débil, ya que el peón de “f” no la defiende, y entonces puede ser asaltada por las piezas rivales.

Diagrama 12

En la posición del Diagrama 12 existen grandes “agujeros negros” difíciles de defender, que vienen dados por las casillas de “e3” y “g3”, que piezas contrarias pueden posicionarse en dichos escaques e iniciar operaciones contra el monarca rival. Ahora bien, es de destacar que estas posiciones surgidas en el medio juego de la partida de ajedrez se refieren prioritariamente a situaciones estratégicas y tácticas,porque en lo referente al final de partida, como ya lo vimos en el curso de “finales de partida de ajedrez”, estos movimientos del enroque se realizan para activar la participación del monarca en la partida.

Diagrama 13

En el Diagrama 13 las negras deben compensar el debilitamiento del enroque con alguna ganancia material, ya que una operación activa del bando atacante aprovechando la posición abierta puede resultar desastrosa para los intereses de las negras. Los peones doblados y aislados son un “verdadero dolor de cabeza” más cuando se llega a un final de partida, por lo tanto es importante no olvidar esto, ya que cuando nos encontramos defendiendo una posición, el cambio de piezas siempre es recomendable, pero con posiciones como la mostrada en el diagrama anterior, arribar a un final de partida con dicha estructura de peones es letal. Y una posición todavía peor para llegar a un final, es similar a la posición anterior, solamente que el peón negro de “f6” se encuentre en “h6”, aquí como ustedes ya lo saben por nuestro curso de finales, el peón “h” es el que menos incidencia tiene en un final de partida, así que dos peones en la columna “h”, uno en “h7” y otro en “h6” no abonan nada al bando defensor y son nulos en un final.


Diagrama 14

Para finalizar esta lección, analicemos el Diagrama 14, en el cual ambos bandos tienen una situación de peones doblados, pero, evidentemente, no todo peón doblado debe ser una desventaja para el bando defensor. En situaciones concretas, estos peones pueden convertirse en una sólida defensa y contribuir en la protección del monarca. Por ejemplo, en el caso de las blancas, los peones doblados de “g” defienden las casillas f4-f3-h4-h3, y ninguna pieza atacante se puede ubicar en estos escaques, so pena de ser retomada por un peón. En el caso de las negras, la quinta fila se encuentra bien custodiada por sus peones, ya que las casillas f5-f5-h5 no pueden ser utilizadas por piezas contrarias para iniciar ataques contra el rey negro. Como observan entonces amigos lectores, tener peones doblados en el enroque no es del todo malo. Conozco jugadores que por la premisa que el peón “h” no tiene valor en un final de partida, no piensan dos veces en mover dicho peón para retomar una pieza o peón contrarios, y juegan entonces en posiciones parecidas a la que tienen las piezas blancas en el diagrama 14, convirtiendo el peón de “h” en un segundo peón de “g”, y se sienten cómodos jugando este tipo de posiciones.

 

A manera de resumen, cito al GM Ilia Kan, quién propone en su libro “El arte de la defensa” los siguientes lineamientos:

1. “Todo infundado movimiento de un peón que defiende al rey ocasiona diversos quebrantamientos y facilita al adversario la iniciación del ataque.

2. Todo cambio desventajoso, relacionado con el doblaje o aislamiento de peones suele ser la causa de un catastrófico quebrantamiento de la posición del rey.

3. Es importante recordar que la casillas no dominadas por los peones pueden ser ocupadas por las piezas del adversario; esta última circunstancia entorpece la defensa y, a veces, la hace imposible”.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Guillermo Antonio Gutierrez Montoya

Candidato a Maestro, Entrenador Universitario de Ajedrez, Sub-Campeón Nacional de Ajedrez, Experto en Ajedrez Rápido

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame