Defendiendo al rey con piezas. Alfiles y Torres

Al esbozar el plan defensivo de la posición del enroque, el jugador debe tomar en cuenta el significado de las piezas y peones y su coordinación. En las lecciones anteriores se observó que el enroque puede quedar seriamente debilitado por un mal movimiento de uno de sus peones, ya sea por descuido o porque el ajedrecista se vio en la obligación de realizar dicho movimiento. Pero ojo, en la formación defensiva no solo deben intervenir peones, sino también “piezas”.

En este sentido hay un principio que debe tomarse en cuenta, y es el del “uso eficiente de los recursos”, ya que acumular piezas de manera innecesaria en el sector defensivo resulta contraproducente para los intereses del bando defensor; entre otros aspectos, porque también hay que colaborar en otras configuraciones dentro del tablero, verbigracia, apoyar el avance de un peón adelantado, etc. Si la partida, y principalmente el ataque arrecia, porque la estructura de peones fue debilitada, entonces son las piezas las que deben encargarse de proteger al rey, pero siempre de manera coordinada entre las piezas que “defienden” al monarca y las que “atacan” al bando rival.

 

En las partidas magistrales, ¿cuáles son las piezas encargadas de la defensa del monarca? La pieza de mayor valor en el tablero (luego del rey) es la dama, y su poder defensivo es fuerte en coordinación con las otras piezas del tablero, pero como supondrán ustedes, utilizar una pieza de tanto valor en una posición pasiva (defender) es infrautilizar todo el potencial de la dama. Pero hay otra pieza muy valiosa (no tanto como la dama) que es útil para labores defensivas y ofensivas, la “torre, ya que se puede situar delante de una de las casillas del flanco de rey en la sexta o séptima fila, o puede ponerse enfrente de la torre del adversario en una columna abierta, y puede sacrificarse también por una pieza de menor valía (caballo o alfil) en aras de repeler un ataque.

Diagrama 15

En la posición del Diagrama 15 se observa que las torres pueden defender rápidamente al monarca jugando Tf7 o Ta7 para llegar luego a la casilla g7. De igual manera las torres se pueden “doblar” en la columna “f” y ejercer labores de defensa del rey, así como de ataque a la posición rival.

 

El alfil es la pieza menor de mayor alcance (a diferencia del caballo), y debido a su movimiento particular es muy valioso en toda acción defensiva, por ejemplo, cuando se desarrolla en “fianchetto”, como lo vimos en las lecciones anteriores. Cuando la posición de peones se encuentra con la configuración inicial, el alfil de casillas negras puede desarrollarse desde la casilla “f6”, con esto defiende la casilla “g2” y también protege de cualquier intromisión enemiga en la casilla “d7”, y también se puede ubicar en la casilla “f7” protegiendo al monarca de cualquier invasión en la octava fila. El alfil de casillas blancas puede ubicarse, para defender al rey, en los escaques “e6” o “g6”, y su aporte defensivo es vital. Lo comentado en estas líneas se observa gráficamente en el Diagrama 16.

Diagrama 16

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Guillermo Antonio Gutierrez Montoya

Candidato a Maestro, Entrenador Universitario de Ajedrez, Sub-Campeón Nacional de Ajedrez, Experto en Ajedrez Rápido

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame