La estructura de peones y defensa del rey

El GM Ilia Kan afirma que “los peones son un factor importante en la defensa del rey, y efectivamente así sucede en el ajedrez.

Prioritariamente los peones que ocupan las casillas inmediatas al monarca después del enroque, ya sea del flanco de rey o en el flanco de dama. Existen posiciones de los peones que se ocupan de la defensa del rey que es necesario conocer para defender mejor al monarca. A continuación analicemos las principales formaciones de peones tras el enroque.

Diagrama 8

La experiencia ajedrecística ha demostrado que la postura inicial de los peones en el tablero es la mejor defensa del rey (f2-g2-h2 del lado de las blancas, o f7-g7-h7 del lado de las negras) tal como se observa en el Diagrama 8, principalmente por su elasticidad para repeler un ataque contra el monarca y eliminar piezas que se acerquen de manera peligrosa. Cuando se inicia un ataque contra esta formación, el atacante debe considerar que sus piezas pueden ser tomadas y entonces es cuando debe decidir sacrificar piezas para llevar adelante el ataque, pero si la defensa es tenaz, el ataque se vuelve infructuoso. Otra alternativa del bando atacante es generar una brecha en el grupo de peones defensores, aunque también le resultará una faena difícil debido a la disposición inicial del bloque defensivo.

 

Quizás, una de las relativas desventajas de este grupo de peones es, a veces, que el rival pueda amenazar de mate (ya sea con torre o con dama) en la octava horizontal (para las blancas sería el caso de la primera fila, y para las negras sería la octava fila). En una ocasión, presenciando una partida rápida, un jugador que tenía la posición de peones que se observa en el diagrama anterior, jugó “h3” y expresó con tono irónico: “Aire para mi rey…”, sin embargo, estas jugadas por “si acaso” lo que hacen es disminuir la efectividad del bloque defensivo de peones sin ningún motivo que les obligue a ello. En este caso la posición tomaría el siguiente aspecto:

Diagrama 9

La práctica magistral del juego ciencia ha demostrado que, entre las diferentes formas de debilitamiento del bloque defensivo del enroque, el movimiento del peón “h” es ligeramente admisible (ver Diagrama 9), aunque incluye defectos considerables,porque este peón “h” puede ser objeto de ataque por el rival. Personalmente he sido testigo de varias partidas en las cuáles se sacrifica el alfil contra el peón de “h3” o “h6”, y se desencadena un fuerte ataque sobre el enroque debilitado. Y además de las piezas, también los peones contrarios pueden comenzar un ataque contra el enroque a partir de la posición debilitada, y por ejemplo, se pueden lanzar los peones de “g” y de “h” contra el bloque defensivo. En la apertura que se ha puesto de moda últimamente, el Sistema Londres-Pereira, en una de sus líneas principales, hay una variante en la cual el ataque blanco consiste en lanzar sus peones de “g” y “h” contra el enroque rival. En la posición del Diagrama 9, la zona de impacto viene dada en la casilla g5 para las negras o g4 para las blancas.

Diagrama 10

En el Diagrama 10 se observa una posición típica de peones (f2-g3-h2 de las blancas, o f7-g6-h7 de las negras) cuando el alfil se ha desarrollado vía “Fianchetto” como sucede por ejemplo en la Defensa India de Dama, Defensa Siciliana variante Dragón, Defensa Catalana, etc. Ahora bien, si el alfil se encuentra ubicado en la casilla g2 o g7, entonces, se compensa efectivamente el debilitamiento generado por el movimiento g3 o g6, pero si no, esta debilidad es sumamente sensible en las casillas “f3 o f6” y “h3 o h6”, y el peón avanzado “g3 o g6” también puede ser víctima de ataque por parte de los peones contrarios. En esta posición, si el bando atacante logra intercambiar sus pones de “f” o de “h” por el peón avanzado de “g”, entonces abriría dichas columnas y lograría emplearlas para sus piezas atacantes (principalmente las torres). Si en alguna ocasión te enfrentas a un rival que ha realizado el enroque con el alfil en fianchetto, una idea que te puede ser útil para atacar es la siguiente: coloca la dama y luego el alfil en la diagonal c1-h6 (si conduces las blancas) y lo que debes buscar es colocar tu alfil de casillas oscuras en la casilla h6 que se encuentra defendida por el alfil rival, y tu contrincante deberá decidir si cambia los alfiles y debilita su enroque, o si cede la calidad (generalmente la torre se ubica en f8) y permite que tomes su torre contra tu alfil, pero claro, esto es ya comenzar a dar ciertas ventajas que a la postre pueden tener resultados favorables para tu causa. Espero que esta idea te sea de utilidad.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Guillermo Antonio Gutierrez Montoya

Candidato a Maestro, Entrenador Universitario de Ajedrez, Sub-Campeón Nacional de Ajedrez, Experto en Ajedrez Rápido

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame