Octubre, mes de las capitulaciones financieras

Haciendo uso de la hemeroteca se descubre que el mes de octubre y los Mercados Financieros nunca han sido buenos amigos. Este mes ha sido testigo de las grandes capitulaciones financieras que se han registrado a lo largo de la historia ganándose la fama de “temeroso”, al producirse en él los mayores crash bursátiles de la historia.

El otoño es época de recoger la cosecha y los inversores si no lo tienen muy claro se resienten y hacen que los Mercados se pongan en su sitio. Si alguno de los engranajes de la complicada maquinaria financiera no está en su sitio, se desmonta hasta donde haya que desmontar para atacar el foco del mal funcionamiento y una vez aclarada la situación, ya veremos si, al tocar fondo, se inicia a partir de ahí un cambio de ciclo al alza.

El 11 de octubre de 2007 quiebra Lehman Brothers dando inicio a esta última recesión poniendo bajistas a todos los Mercados Financieros. El 13 de octubre de 1989 se vivió en los parqués bursátiles un minicrash haciendo perder al mercado americano un 6,91%. El 19 de octubre de 1987 quedó para la historia de los bolsistas como el “lunes negro” al producirse uno de los mayores descensos de la Bolsa a nivel mundial, provocando la ruina de muchos inversores y la quiebra de no pocas empresas cotizadas. El famoso crash de 1929 también se produjo en el mes de octubre, el día 24 concretamente, pasando a ser bautizado como “jueves negro”. El martes siguiente no fue mucho mejor para la bolsa de Wall Street quedando marcados ambos como los días más dramáticos para los inversores. Ahora estamos inmersos en la crisis de Cataluña y veremos a ver cómo reaccioan los Mercados.

El ahorrador es el perjudicado, como siempre, porque se encuentra en la encrucijada que no sabe a dónde dirigirse para salir airoso, pero lo que sí sabe es que no puede hacer nada para arreglar la situación y tiene que conformarse con las migajas que van dejando tras de sí las manos fuertes del Mercado. Al final, lo que espera, es que alguien le dé una explicación de lo que ha sucedido a sabiendas que nadie le solucionará sus problemas financieros.

Una caída tan repentina en la Bolsa pilla desprevenido a casi todos los inversores minoristas, convirtiéndolos en inversores a largo plazo porque lo que hacen ahora es esperar a que el Mercado reaccione. Y el Mercado lo que ha hecho es romper todos los soportes y de esta forma se convierte en noticia.

Esta situación, sin ser atípica, nos tiene que poner en una posición de prevengan porque puede que los descensos no hayan terminado. Como siempre, alguien se está aprovechando para deshacer sus posiciones indicando que puede ser un buen momento para comprar las gangas que ha dejado el desplome. Oiremos también que al descender el precio de los valores aumentará la rentabilidad por dividendo. Todo es cierto. Pero cierto es también que las manos fuertes, si necesitan sacar sus acciones de sus carteras, las venderán diciendo que sería bueno aprovechar esta oportunidad para salir de compras aunque ellos no compren, todo lo contrario, aprovechan para vender sus posiciones. Ya habrá tiempo de comprar al desesperado inversor perdedor cuando se haya cansado de ver el Mercado cómo cae.

Hay un dicho muy bueno que resume esto: “Un reloj parado es capaz de acertar la hora dos veces al día”. La teoría dice que se debe de comprar cuando los valores están baratos y ahí es donde radica el problema: saber cuándo están en su punto. Ante este dilema no queda otro remedio, me refiero en este caso al inversor doméstico, que sacrificar algo de rentabilidad y entrar cuando la tendencia esté confirmada.

En cualquier caso, en este mundo no se contenta el que no quiere. Las caídas bursátiles no le afecta o todos de la misma forma: ganarán los que han vendido antes de comprar y perderán los que han comprado antes de vender. Así que, por muy mal que les vaya a algunos, otros se frotarán las manos.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame