Los mejores cursos GRATIS © AulaFacil.com
  • [Entrada Profesores]
  • Certificaciones
  • [Mi AulaFácil]
martes, 14 agosto 2018 español
Síguenos
Publica tu curso
¿Cómo Funciona AulaFácil?

Finanzas para ahorradores e inversores domésticos: La probabilidad en el juego de la Bolsa

No es raro oír hablar en cualquier tertulia sobre el juego de la Bolsa, es más, está ya tan estandarizado de que la Bolsa es un juego que a pocos se les oye decir que la Bolsa forma parte de una inversión. Evidentemente, me estoy refiriendo al inversor doméstico donde, en la mayoría de las ocasiones, su estrategia está basada en el azar. De todos modos, he leído a algún que otro autor profesional referirse a la Bolsa como un juego y, por si fuera poco, justificándolo. En fin, cada uno que la vea como quiera y si de esa forma le va bien yo no soy nadie para irle en contra.

En alguna ocasión, en esta bitácora, he reconocido que la Bolsa tiene una parte lúdica por el mero hecho de que se invierte con el deseo de cosechar un fruto en el futuro y estaréis conmigo, en que la fluctuación de la cotización de cualquier valor bursátil nunca será predecible con exactitud. Es cierto que existen muchas técnicas que ayudan a ver un poco el devenir del recorrido que tendrá una acción en un futuro, pero eso de entrar en una posición y salir con el máximo beneficio posible no deja de ser una quimera que a todos nos gustaría conseguir, sabiendo que nada tiene que ver con la realidad. Si alguien intenta venderte esta postura es una estafa. Me mantengo en la opinión de que si lo que quieres es jugar a la Bolsa, cómprate un juego o usa uno de los múltiples que hay virtuales y disfruta del momento pues es mejor que pases el rato en esos juegos que no invirtiendo tu dinero en el mundo real.

Nadie puede poner en dudas que la probabilidad de obtener beneficios con una entrada en Bolsa sin usar ningún tipo de estrategia es de un 50% de acierto. De la misma forma, nadie puede poner en dudas que nuestro beneficio vendrá dado por la probabilidad de aciertos que hayamos tenido en nuestras inversiones ya cerradas, con la particularidad de que la obtención de esos beneficios tendrán que ser mayores que las pérdidas pues está claro que si no es así, las cuentas no salen ya que el importe promedio de las ganancias y pérdidas deberá ser siempre positivo. En resumen, se trata de controlar lo que estamos dispuestos a perder pues lo que realmente es incontrolable, a priori, es la probabilidad de acierto.

Pero comencemos por el principio. Hacemos una inversión en un determinado activo financiero y, como dije, existe la probabilidad del 50% de acierto independientemente de que nuestra posición sea larga o corta con la particularidad de que, como ya sabéis, según entramos, estamos ya en pérdidas reales debido a las comisiones que aplica nuestro bróker y las implícitas de la propia Bolsa. A estas comisiones iniciales de intermediación hay que sumarle las comisiones de salida que serán similares y que se pagarán, aunque las mencione aquí, en el momento del cierre de la operación siendo irremediables aunque la posición haya sido o no un éxito. Entonces, ese 50% que asignaba a cada lado de la balanza ya no es un 50% real. Es decir, entro en una posición y me encuentro, de lleno, con una pérdida que, de momento, tengo que asumir irremediablemente. A partir de aquí, la suerte tiene que ponerse ya de mi lado para compensar la balanza porque en un comienzo me ha abandonado.

Como los beneficios en Bolsa vienen vía ganancias y no pérdidas habrá que conseguir que las ganancias sean siempre mayores que las pérdidas. Y ya está aquí el principal problema. Aunque se sabe la solución (cortar las pérdidas y dejar correr las ganancias) es difícil su aplicación principalmente por la dificultad de aplicar correctamente los stop loss. Es curioso que esta regla universal no sea muy aplicada por el inversor minorista, hace lo contrario: corta las ganancias y deja correr las pérdidas. Nunca he entendido esta postura, dicho sea de paso.

Se podría pensar que si el número de operaciones con ganancias es igual al número de operaciones con pérdidas estaríamos ante un estado de tablas. Y es verdad, estaríamos en tablas con respecto al número de operaciones pero no con respecto a las ganancias. La rentabilidad positiva únicamente vendrá dada si las operaciones ganadoras ganan más dinero en su conjunto que pierden dinero las operaciones perdedoras.

La aplicación correcta de los stop loss es primordial. Fijaros: si los ponemos muy cerca de la entrada, es posible que se active antes de tiempo y tengamos un número elevado de operaciones fallidas y; por el contrario, si se ponen muy distanciados es posible que no ejerza su función consiguiendo así que las pérdidas sean mayores de lo deseado. En ambos casos será difícil compensar estas pérdidas con las ganancias para obtener un resultado positivo de nuestra cartera.

Si tenemos en cuenta que el riesgo viene dado por la futura pérdida, la recompensa vendrá por la futura ganancia. Es decir, el riesgo es la diferencia entre el stop loss y la apertura (resultado negativo) y la recompensa es la diferencia entre la salida en beneficios y la apertura (resultado positivo). Diferénciese aquí entre estrategia larga y corta, según corresponda. Insisto, no limitar las pérdidas es no ganar dinero, esta es lo que diferencia a un profesional del resto.

A la pregunta de ¿dónde se coloca el stop loss? es difícil contestar. Es más, no me atrevo a contestarla. Algunos autores dan pautas que pueden ser muy útiles pero creo que cada trader debe de tener su estilo de la misma forma que cada maestro tiene su libro. Cada uno debe de asumir su nivel de pérdidas experimentadas donde realmente se encuentre cómodo, eliminado en todo lo posible el ruido del mercado para que no salte el stop constantemente. Y esto, amigos Bolsistas, se consigue haciendo muchas prácticas, tantas como sean necesarias con el fin de llegar a conseguir nuestro propio sistema con la garantía de que funcione o, al menos, que no nos dé muchos disgustos sin caer en el error de que somos capaces de controlar al Mercado. El Mercado sólo es controlado por las manos fuertes, no por el inversor particular. Y, por supuesto, no hay que olvidarse de una estrategia para trabajar en la Bolsa. El éxito en la Bolsa está en mediar nuestro esfuerzo para lograr y ser capaz de respetar los límites de pérdidas así como llegar al máximo de beneficios en cada operación bursátil.

Ya tengo mi estrategia y la pongo en práctica. Pues ese no es el final. Esa estrategia que ha funcionado puede ocurrir, y ocurrirá, que en un momento dado no funcione. Sin embargo la estrategia es correcta. No pasa nada, simplemente hay que tener la capacidad de dar marcha atrás y adaptarse al Mercado que siempre es impredecible en sus hechos. Por eso, siempre que se tenga una proyección se tendrá también una protección bien establecida por lo que pueda ocurrir.

Listado de Publicaciones
Conoce al autor/a del blog:
    Gracias por compartir y gracias por enlazar la página
    Compartir en Facebook
    Acepto vuestra política de privacidad
    Consentimiento Expreso para el tratamiento de datos de carácter personal recabados por vía electrónica (leer consentimiento)

    ¡Suscríbete GRATIS a nuestro boletín diario!:

    Búsqueda personalizada
    Existen nuevos mensajes en las siguientes salas de chat:

        Recibe gratis alertas en tu navegador, sin configuraciones ni registros. Más info...
        [No me interesa] | [Me Interesa]



        Suscríbete Gratis al Boletín

        Escribir la dirección de Email:

        Acepto vuestra política de privacidad
        Consentimiento Expreso para el tratamiento de datos de carácter personal recabados por vía electrónica (leer consentimiento)

        Delivered by FeedBurner

        Destacamos
        Cargando datos...
        Conoce a los autores
        Buenos Artículos Diarios

        Sigue a AulaFácil en:

        Banner AulaFácil

        Este es un producto de AulaFacil S.L. - © Copyright 2009
        B 82812322 Apartado de Correos 176. Las Rozas 28230. Madrid (ESPAÑA)